Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Síndic aboga por no devolver competencias y por una gestión eficaz

Queralt opina que hay que revisar el Estado autonómico y financiarlo bien

El síndic de Comptes, Rafael Vicente Queralt, en las Cortes.
El síndic de Comptes, Rafael Vicente Queralt, en las Cortes.

“¿Qué va a pasar con nuestro autogobierno?”, se preguntó Rafael Vicente Queralt, Síndic Major de Comptes, a instancias de la oposición. Y puntualizó que iba a dar “una opinión personal”. “Hay que evitar duplicidades”, dijo, pero “no hay que devolver ninguna competencia” al Estado y, por tanto, “la eficacia en la gestión debe ser fundamental”. El Síndic compareció este lunes en las Cortes Valencianas para explicar su informe sobre las cuentas de la Generalitat de 2012, el último elaborado. Y los problemas de financiación sobrevolaron la sesión. Quizás hace falta “diseñar otro sistema de asignación de competencias que permita eficacia, eficiencia y financiación”, indicó.

El Síndic consideró que se trata de algo “difícil de hacer” pero que “no tiene marcha atrás”. Queralt explicó a los diputados de la Comisión de Economía que sus consideraciones sobre los problemas que causa la infrafinanciación de la Generalitat se basan en los informes elaborados por expertos bajo encargo de las Cortes y por los miembros de la comisión de economía de los premios Jaime I, por encargo del presidente de la Generalitat, Alberto Fabra. Pero su opinión dejó claro, sin decirlo, que no comparte el enfoque de estos últimos cuando apuntan a una posible devolución de competencias. De todas maneras, reiteró que la Sindicatura estaría dispuesta a emprender un informe sobre el tema.

Cuando el diputado socialista Jualián López puso en duda que el endeudamiento de la Generalitat y sus problemas de ingresos deriven solo del déficit de financiación autonómica (de 2010 a 2012 la deuda pasó de 19.276 a 36.000 millones y los ingresos cayeron un 21%, mientras solo es achacable a la mala financiación el 9%), Queralt respondió: “No me atrevo a decir si la revisión de la financiación va a resolver los problemas. ¿La mejora del sistema lo resolverá todo? No lo sé”. Y añadió: “Eso reclama un informe que estaríamos dispuestos a hacer”.

La Sindicatura no determina el “gasto real” del Consell en el ejercicio

El afloramiento de las denominadas facturas en los cajones fue otro de los asuntos debatidos en la comparecencia. Ante las dudas expresadas, por ejemplo, por la diputada de Compromís Mireia Mollà, de que no vuelvan a acumularse las denominadas “obligaciones no reconocidas”, Queralt aseguró que la asunción de esas deudas por la Generalitat ha sido “impecable”, reivindicó para el organismo fiscalizador una buena parte del mérito de su contabilización en una cuenta específica (“la Sindicatura lo ha estado diciendo desde tiempo inmemorial”) y añadió que mecanismos como el Fondo de Liquidez Autonómico y el Plan de Pago a Proveedores han sustentado la operación.

Aunque Ignacio Blanco, de Esquerra Unida, le preguntó por Ràdio Televisió Valenciana, el Síndic evitó pronunciarse y comentó: “El año que viene será clave para ver cómo se liquida”. En respuesta a Ricardo Costa, del PP, que quiso remarcar que el informe de la Sindicatura no solo refleja cosas negativas, Queralt puntualizó que su función es “emitir un juicio crítico”. Se desmarcó, sin embargo, de las alusiones de Mireia Mollà sobre la tibieza de sus conclusiones en aspectos que afectan a casos de corrupción. “No soy juez, ni polícía, solo soy un auditor”, alegó.

El Síndic reconoció que el organismo fiscalizador no revela en su informe cuál ha sido el “gasto real” de la Generalitat durante el ejercicio en áreas como la sanidad, la educación y los servicios sociales. El socialista Julián lópez le interpeló por ello, aludiendo a las modificaciones del presupuesto, que destacó que presentan abundantes “irregularidades” e impiden conocer lo que se ha gastado. Queralt recordó que en otro tiempo se calculaba el gasto real. “Es un trabajo ímprobo que el auditor invertía mucho tiempo en hacer”, se excusó, para asumir que “el informe se podría mejorar en ese aspecto”.