Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consell avanza en la incineración de basuras

Los 17 consorcios crean un comité técnico para trabajar sobre los planes de Medio Ambiente

La apuesta política por crear incineradoras en el conjunto de la Comunidad Valenciana para revalorizar basuras va perfilándose. Los 17 consorcios de residuos de las tres provincias acordaron ayer crear un comité técnico para realizar un estudio que fije el número de instalaciones necesarias y los lugares en los que se establecerán como paso previo al Plan Valenciano de Valorización Energética.

La reunión, mantenida en Valencia, escenificó dos posiciones: la del PP, mayoritaria y a favor de la incineración, o como prefiere la consejería, valorización energética; y la minoritaria, la de Francisco Javier Esquembre, alcalde de Villena (Los Verdes), y Ferran Verdú, alcalde de Xixona (PSPV), dos de las ciudades alicantinas con plantas de residuos y vertedero propios.

Villena y Xixona defienden políticas que ahonden más en la prevención en origen, la reutilización o el reciclado antes que optar a construir incineradoras. En la reunión se planteó optar a un programa europeo para la sensibilización de residuos con ayudas de un millón de euros (50% de la UE y el otro 50% de Diputaciones y consorcios). Esquembre calificó esa propuesta de “lavado de cara” frente al nuevo modelo del Consell.

Poco se conoce del nuevo plan. Tras diversas reuniones entre la dirección general de Medio Ambiente y agentes sociales (empresarios, banca o asociaciones ciudadanas) nadie ha aceptado públicamente la viabilidad de la propuesta.

Modelo “confuso”

Actualmente, el modelo valenciano se rige por un plan de 1997. La posición minoritaria es la más cercana a las recomendaciones del Consejo Europeo del 19 de noviembre de 2008, que establece que la gestión de residuos debe seguir la siguiente jerarquía de prioridades: prevención, preparación para la reutilización, reciclado, valorización y eliminación. Sin embargo, el último estudio de la Generalitat, de 2011, admite que el porcentaje de residuos que se tratan en las plantas valencianas está lejos de la recomendación europea.

El alcalde jijonenco, Ferran Verdú, calificó de “confuso” el modelo cuando escuchó a la concejal de Valencia, María Ángeles Ramón-Llin, decir que “solo le entran 500.000 toneladas de basura cuando tiene capacidad anual para 700.000. Pero si están llevándola a Xixona”, se quejó Verdú que ha denunciado en varias ocasiones el colapso de la planta de su municipio.

Más información