Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Crece la protesta contra el ‘tarifazo’

La plataforma Stop Subidas bloquea estaciones de metro y tren contra la subida del transporte

Protesta de Stop Subidas, ayer en Barcelona.
Protesta de Stop Subidas, ayer en Barcelona.

Stop Subidas volvió ayer a bloquear el metro de Barcelona durante más de una hora. Convocada en 50 estaciones del suburbano y en paradas de trenes de toda Cataluña, la protesta consiguió alterar durante más de una hora el servicio de las líneas 1, 3, 4, 5, 9 y 10 del metro, provocando que se redujera la frecuencia de paso de los convoyes y que se cortara el tráfico en algunos tramos del suburbano.

“Esto no es nada, esperad a lo que haremos en el Mobiel World Congress”, explicaba uno de los miembros de la plataforma a varios pasajeros. Stop Subidas, después de ocho semanas de protestas se ha marcado como objetivo “parar todo [el transporte público]” del 24 al 27 de febrero, días en los que se celebra el Mobile World Congress.

La plataforma amenaza con paralizar el servicio en la feria del móvil

Con esta medida, la plataforma pretende dar un salto más en su protesta por la subida de hasta un 8% del precio del transporte público. Y podría contar con la ayuda de los sindicatos y los trabajadores del sector. “Toda la ciudadanía ha de hacer frente a esta subida de los transportes”, denuncian CGT, UGT, IAC, COS y Cobas. Sin asegurar que vayan a convocar una huelga los días en los que se celebra la feria, los sindicatos ya han advertido de que realizarán “concentraciones y protestas” para alterar el servicio. El alcalde de la ciudad, Xavier Trias, advirtió ayer: “Que tengan cuidado en no poner en peligro determinados eventos. Nos jugamos demasiado. Hay que demostrar que somos serios”.

Nacida a finales de diciembre en Nou Barris, uno de los distritos más castigados por la crisis, la plataforma se ha extendido. Primero por Barcelona, y después a varias ciudades de la periferia afectadas por la subida del transporte público.

En apenas un mes y medio, las protestas de la plataforma han ganado en contundencia y en apoyo social. De las tres concentraciones que se convocaron a finales de diciembre se ha pasado a las 50 de ayer. De charlas informativas a parar el metro de Barcelona. “Es normal que la gente se revele. No se puede subir el transporte público a la gente que sufre la crisis”, explicaba ayer Pau Sotelo, portavoz de la plataforma.