Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidas las mujeres que vivían con el anciano asesinado en Pontevedra

Una de ellas había sido designada heredera tan solo una semana antes de su muerte

La Guardia civil detuvo hoy a dos mujeres por el presunto asesinato a golpes de Secundino Prego Amil, un octogenario de Chancelas (Poio) que apareció muerto en su casa en la madrugada del 3 de febrero. Las dos arrestadas, de iniciales A.T.F. y B.G.P., vivían con el fallecido y habían sido quienes habían dado aviso del suceso al 112, achacándolo a dos supuestos hombres vestidos de negro que habían huido en un coche blanco.

Una de ellas había sido designada heredera del fallecido tan solo una semana antes de su muerte, según ha señalado en rueda de prensa el subdelegado del Gobierno en Pontevedra, Antonio Coello, que explicó que se cree que lo golpearon con objetos contundentes. Un tercer implicado, R.G.G., ha sido detenido como supuesto cómplice. Los arrestos se realizaron en Vilalonga y Noalla (Sanxenxo) y Monte Porreiro (Pontevedra).

Las detenciones se han efectuado hoy porque una de las presuntas implicadas pretendía abandonar el país a lo largo de la jornada. “En estos momentos estaría volando”, señaló Coello, acompañado del coronel de la Guardia Civil Manuel Cavó. La muerte de Prego, de 84 años, alarmó especialmente a los vecinos porque el hombre ya había sido víctima de un ataque violento el pasado noviembre, cuando entraron a robar a su casa. El instituto armado investigó a los implicados en aquel suceso, pero en seguida descartó que estuviesen involucrados.

Coello explicó que el carácter “abierto y social” de Prego complicó de entrada la investigación, porque muchas personas pernoctaban a menudo en su vivienda, “de valor elevado”. Pero unos familiares alertaron de que una de las mujeres que avisó de este segundo "ataque" había sido nombrada heredera del hombre, lo que encaminó las pesquisas en su dirección. Coello apuntó que ella misma aireó la cuestión del testamento durante el velatorio de Secundino. Las detenidas permanecían por la tarde en la comandancia de la Guardia Civil, y se esperaba su puesta a disposición judicial en los próximos días.