Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Exdirectivos y CC OO proponen comprar Isofotón por 37 millones

Los promotores piden apoyo de la Junta y de 240 extrabajadores para reabrir

Asamblea de extrabajadores de Isofoton en Málaga. Ampliar foto
Asamblea de extrabajadores de Isofoton en Málaga.

Marco Aceña, Vicente Mateos y Raúl Rodríguez son exdirectivos de Isofotón y los impulsores, junto a CCOO, de un proyecto para comprar y retomar la actividad de la fábrica malagueña de energía fotovoltaica, que está en concurso de acreedores y al borde de la liquidación tras el despido de toda su plantilla (649 personas en menos de un año). Su intención es constituir una sociedad anónima laboral con 240 extrabajadores, que tendrían que desembolsar 6.000 euros por cabeza y se convertirían en socios, y ofrecer 37,5 millones de euros por los activos de la compañía. Además del interés de los antiguos empleados, el apoyo de la Junta es clave para que el proyecto salga adelante.

Los promotores de la idea informaron ayer de los detalles de la operación en una asamblea a la que asistieron cerca de 300 personas. Hay muchas partes implicadas, nada está atado y todo son hipótesis, pero se ha diseñado un plan de viabilidad para los próximos años que indicaría que la continuidad de la nueva Isofotón es posible y rentable. Los administradores concursales y la propiedad tienen que opinar sobre la propuesta, pero la decisión final sería de la juez de lo mercantil que dirime el concurso.

El soporte de la Junta es fundamental. Como principal acreedor de Isofotón, el Gobierno andaluz previsiblemente se convertirá en propietario de los activos de la compañía tras su liquidación, sobre todo maquinaria e instalaciones. La oferta, que incluye la compra de la filial en Japón y la marca, pasa por subrogar 33 millones de la deuda de la Junta y devolver el dinero en 13 años, con tres de carencia. Los cuatro millones restantes de la operación se pagarían a los administradores concursales, en un plazo similar, para el reparto entre otros perjudicados. Los promotores aseguran que han tenido contactos con responsables de Idea y Soprea, las empresas autonómicas afectadas por el débito de la compañía malagueña.

Pero lo primero que hay que solventar es el apoyo de 240 extrabajadores. El plazo para adherirse a esta iniciativa concluye el próximo 14 de febrero. La premura se justificó ayer en la necesidad de cerrar la operación antes de que el concurso entre en fase de liquidación. Los sindicatos mayoritarios en el comité de empresa (TI y CSIF), que ven con recelos este proyecto, han anunciado que la próxima semana pedirán el cese de actividad de la fábrica.

Cada interesado tendría que abonar 6.000 euros para la sociedad laboral y además de trabajador, con un salario según convenio, sería socio. Se ha optado por esta fórmula y no por una cooperativa, por ejemplo, por los beneficios fiscales y porque permite la entrada de un inversor. Esta posibilidad, según los ideólogos, no está prevista ni forma parte del plan de viabilidad diseñado hasta 2020. En caso de que más de 240 personas se sumaran a la iniciativa, habría una selección de personal. La nueva empresa nacería con un capital social de 1,4 millones de euros.

El arranque de la actividad se ha previsto para abril y la incorporación de la plantilla sería progresiva. La idea es alcanzar el 100% de la producción en 2015 y vender seis megavatios al mes. Hay contactos con clientes de Isofotón, sobre todo en los mercados alemán y francés, y Japón es un objetivo prioritario para garantizar ventas desde el principio. El secretario de Fiteqa de CCOO Andalucía, José Hurtado, presente en la asamblea, apuntó que el proyecto es “sólido”.

Por su parte, IU ha pedido a la Junta que actúe para recuperar todo el dinero usado “indebidamente” por los gestores de la empresa Isofotón. Igualmente, la coalición ha expresado en un comunicado que quiere saber si esta fábrica podría volver a funcionar después de conocer que parte de la plantilla estudia la posibilidad de hacerse cargo de la misma. El coordinador provincial de la coalición, José Antonio Castro, y la parlamentaria andaluza por Málaga Dolores Quintana han vuelto a presentar iniciativas sobre la fábrica.