Camps descarga en los servicios jurídicos la contratación de Nóos sin concurso

El expresidente valenciano respondió con negativas y frases como "lo desconozco"

Francisco Camps atiende a los medios tras declarar por escrito como testigo del 'caso Nóos'.
Francisco Camps atiende a los medios tras declarar por escrito como testigo del 'caso Nóos'.JOSÉ JORDÁN

“No”, “lo desconozco” o “no lo recuerdo” fueron las respuestas más frecuentes que dio el expresidente de la Generalitat Francisco Camps en su declaración como testigo del caso Nóos. Camps testificó el pasado sábado por escrito y contestó a 72 preguntas sobre su relación con los contratos que firmaron el Consell que él presidía y la fundación municipal Valencia Turismo con el Instituto Nóos de Iñaki Urdangarin.

El expresidente se desmarcó en su testimonio por escrito de cualquier decisión relacionada con los convenios de Nóos, negó haber hablado sobre ellos con Urdangarin y descargó en los servicios jurídicos y funcionarios cualquier responsabilidad por haber suscrito los contratos sin concurso público. “En todas las administraciones a las que he pertenecido, he dejado en libertad absoluta a los servicios jurídicos y a los funcionarios de las mismas para la elaboración de los procedimientos correspondientes en cada circunstancia”, afirmó en una respuesta. Su “papel” lo rebajó “al estrictamente asignado en cada responsabilidad política”.

Camps rechazó haber dado ninguna orden para que se formalizaran los contratos. ¿Quién decidió entonces que fuesen la Generalitat y la fundación municipal los que financiasen a medias las jornadas Valencia Summit que costaron entre 2004 y 2006 más de tres millones de euros? El expresidente, según su contestación, lo ignora: “Imagino que los organismos correspondientes”.

Al igual que hizo en su declaración la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, el expresidente aseguró que no se entrevistó con Urdangarin en la Zarzuela, como había asegurado el exsocio del duque de Palma, Diego Torres. Solo asumió en una de sus respuestas que fue Barberá la que le comentó, “como en tantas otras ocasiones lo hacía con decenas de proyectos”, la idea de celebrar unas jornadas sobre eventos deportivos.

El expresidente afirmó que “nadie” le explicó la propuesta de Nóos

Pero Camps negó haberse entrevistado con Urdangarin o Torres por los convenios. Y zanjó con otro escueto “no” la pregunta de si les facilitó una lista de instituciones a las que dirigirse o si a través de un tercero les puso en contacto con la Ciudad de las Artes y las Ciencias (CACSA), dependiente de la Generalitat. Tampoco habló del asunto con el exconsejero de Economía Gerardo Camps, presidente entonces de CACSA, o el secretario autonómico de Eventos Luis Lobón (imputado). ¿Quién le comentó entonces la propuesta de Nóos? “Nadie”, según Camps.

Al ser preguntado por la razón por la que CACSA financió los Valencia Summit, Camps de nuevo echó balones fuera: “Es una cuestión que corresponde a la propia CACSA”. Sobre quién y cómo se fijó el precio de las jornadas, contestó que lo desconoce.

Tras dejar constancia de que es doctor en Derecho, diputado y miembro del Consell Jurídic Consultiu, se inquirió a Camps si sabe que hay que abrir expediente y solicitar informes antes de adjudicar un contrato público. El exdirigente del PP respondió que siempre ha dado “libertad absoluta” a los servicios jurídicos y a los funcionarios para que actuaran. ¿Por qué no abrió CACSA expediente alguno? De nuevo, Camps afirmó desconocer este extremo, solo recalcó que la Generalitat y sus organismos autónomos “actúan siempre bajo el principio de legalidad y del interés general”. Una respuesta similar dio a la supuesta falsificación de fechas de un informe de CACSA: “Me plantea una cuestión que desconozco que se haya producido”.

Tras esta declaración, el titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma, José Castro, dio este lunes a las partes de la causa cinco días para repreguntar a Camps, ya que en el cuestionario solo figuraban las preguntas de la Fiscalía (64) y Manos Limpias (8), que había pedido el interrogatorio después de que el Tribunal Superior de Justicia valenciano rechazara imputar a Camps y Barberá al no ver suficientes indicios de delito contra ellos.

Los frustrados Juegos Europeos

La brevedad en las respuestas sobre los contratos de las jornadas Valencia Summit contrasta con las explicaciones que ofreció Camps sobre el acuerdo para planificar unos Juegos Europeos que no se celebraron y por los que Nóos cobró 387.230 euros. El convenio de ese proyecto lo aprobó directamente el Consell. Sobre quién propuso esos Juegos, cuándo y dónde, dado que el propio Camps los anunció en un discurso en septiembre de 2005, respondió que fue el entonces vicepresidente del Consell Víctor Campos antes del verano de 2005. Además, tanto Campos como Urdangarin se lo comentaron posteriormente en una audiencia “en el salón dorado del Palau de la Generalitat”. Y añadió: “Me hablaron de esa posibilidad cierta y de que contaba con el apoyo del olimpismo español”. También indicó que las Cortes hicieron suya la idea.

Camps argumentó que la iniciativa no se desarrolló para evitar restar apoyo a las candidaturas de Madrid a los Juegos Olímpicos. Para explicar esta cuestión, empleó folio y medio. Fue su respuesta más extensa.

En otro punto de la declaración, el expresidente negó órdenes de contratar a Urdangarin en virtud de su parentesco con la familia real. También negó saber nada de cuándo el duque de Palma abandonó Nóos o si Urdangarin intentó cobrar una factura por los Juegos a través de Aizoon, la mercantil que compartía con la infanta Cristina.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50