Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salvamento marítimo busca al joven arrastrado por una gran ola

El mar alcanza casi 13 metros de altura en Estaca de Bares. Numerosos destrozos en A Coruña

Más de cincuenta efectivos, entre Protección Civil, Guardia Civil, Policía Autonómica, Policía Local, bomberos y buzos de emergencia de Cervo, así como otros medios de Salvamento Marítimo y de la Xunta, tratan de localizar al joven de Foz de 15 años, desaparecido por un golpe de mar en la playa de Rapadoira, en la zona del espigón, cuando se había acercado con otro amigo que logró aferrarse a una farola.

El alcalde de Foz, Jorge Castiñeira, sobre esta "tragedia" ha señalado que se está "con los máximos esfuerzos para tratar de localizar a Andrés" y así enumera que hay más de cincuenta efectivos "trabajando en el efectivo terrestre". Al respecto, ha indicado que colaboran "Protección Civil de Foz, bomberos, la Guardia Civil, la Policía Autonómica, Policía Local y los buzos de emergencia de Cervo y los bomberos de Barreiros".

"Entre todos estamos poniendo todos los medios para ver si entre las playas de Barreiros y Foz podemos localizar el cuerpo. Hay incluso una lancha neumática por el interior de la ría. De momento los máximos esfuerzos en buscar a Andrés. Nunca perdemos la esperanza, aunque pasó una noche y no va a ser fácil", ha manifestado. Fue el domingo por la tarde cuando "estos dos jóvenes decidieron acercarse lo máximo al mar, de acercarse al faro y vino una ola de más de cuatro metros y se los llevó, aunque el más joven quedó aferrado a una farola, pero Andrés no lo pudo hacer", ha relatado Castiñeira.

Este lunes el mar está en "calma", según ha comentado el alcalde focense, que añadió que "hubo una noche de mucho viento". "El mar está lleno pero ahora está calmo", ha abundado. Además, ha mostrado su asombro porque "el mar cambie en menos de diez horas, con olas ayer (domingo) de cuatro y cinco metros". "Lo peor ahora es la brisa, que ha amainado también algo", ha matizado. Jorge Castiñeira apela a que "son mareas muy altas, muy grandes y mareas así con temporal que hace sufrir a la costa, que la costa está muy dañada, con desprendimientos". "Pido a la gente máxima prudencia", ha concluido.

La fuerza del mar ha provocado numerosos daños en el litoral gallego que ya analizan técnicos del organismo público Portos de Galicia, dependiente de la Consellería do Mar. Por lo que han podido analizar hasta el momento, entre los puertos más perjudicados se encuentran los de Cariño, Corme y Camariñas, en A Coruña y San Cibrao en Lugo, según fuentes del departamento consultadas por Europa Press. El viento ha soplado este fin de semana con intensidad y las rachas, superiores a los 100 kilómetros por hora y del nordeste, han provocado una mayor afección en la costa de la Mariña de Lugo y de la Costa da Morte, en A Coruña.

Así, en el puerto de San Cibrao, perteneciente a la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao de la red de Puertos del Estado, las olas han provocado que se cayese un departamento -casas de los pescadores y demás profesionales- y se ha venido abajo un muro de hormigón armado. Este puerto, en el tramo de costa cantábrica que se encuentra entre el Cabo de Bares y Ribadeo, que marca el límite con el principado de Asturias, sirve de apoyo a la actividad industrial de la factoría Alcoa, concesionaria de su gestión administrativa.

Mientras, todavía en la costa cantábrica, el oleaje ha destrozado casas de los marineros y pantalanes en Cariño, donde el mar ha llegado a reventar el asfalto. A este punto se desplaza este mediodía el presidente de Portos de Galicia, José Juan Durán, y lo hará sobre las 16,00 horas la delegada territorial de la Xunta en la provincia, Belén do Campo, junto con la alcaldesa, Purificación Seixido. Consecuencias similares -en departamentos y pantalanes; al margen de la rotura de paseos marítimos como el de A Coruña- se han registrado en otros puertos coruñeses como los de Corme y Camariñas, en la Costa da Morte. Así las cosas, y ante la persistencia del temporal, los técnicos de Portos se encuentran ya revisando la situación de los diferentes puertos. Se trata de una inspección ocular preliminar, puesto que todavía hay zonas de difícil acceso y el estado del mar impide comprobar todas las áreas. El organismo público trabaja, por tanto, en la señalización de espacios por los que transitar suponga un riesgo. De forma paralela, también se está ejecutando la limpieza de elementos que se hayan desprendido y retirada de escombros. Las fuentes de Portos consultadas señalan que todavía es pronto para estimar una valoración económica de los desperfectos. De hecho, se remiten a la previsión de entrada de otra borrasca este mismo miércoles, por lo que hacen hincapié en las tareas de señalización para evitar peligros en el litoral.

.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >