Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
hacia el final de ETA

200 víctimas del terrorismo abandonan Covite por discrepancias con Ordóñez

Jorge Mota, Caty Romero o Pilar Elías abandonan por "discrepancias" con la presidenta, Consuelo Ordóñez

Pilar Elías, en primer plano, y Jorge Mota, a la izquierda, ambos del sector crítico de Covite.
Pilar Elías, en primer plano, y Jorge Mota, a la izquierda, ambos del sector crítico de Covite.

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco, Covite, está atravesando uno de los momentos más traumáticos desde su fundación hace 16 años tras la decisión adoptada esta mañana por alrededor de 200 socios de abandonar la citada asociación por las "discrepancias" que mantienen con su presidenta, Consuelo Ordóñez, y el equipo coordinador. Estas 200 personas han decidido darse de baja de Covite tras denunciar que la dirección ha incorporado a "personas que no tienen la condición de víctimas del terrorismo", según ha declarado Jorge Mota, quien ha actuado como portavoz del sector crítico.

"Hemos decidido darnos de baja de Covite con la finalidad de no interferir en la actuación y en la responsabilidad del actual equipo coordinador", dice el comunicado entregado por los disidentes durante la asamblea que ha celebrado Covite en un hotel de San Sebastián, y en la que ha salido reelegida presidenta Ordóñez, única candidata al cargo.

Los integrantes de la corriente crítica, que aseguran ser "unas 200 víctimas del terrorismo" han abandonado la asamblea 40 minutos después de comenzar la misma y tras leer una escueta nota en la que solo dan cuenta de las "discrepancias" que arrastran con Ordóñez y su equipo, en el que figuran Maite Pagazaurtundua, Rubén Múgica o Antonio Recio, entre otros.

La asamblea no ha sido tan crispada como la celebrada hace un año, cuando los grupos que representan a Ordóñez y a Mota, que entonces pugnaron por la presidencia, acabaron profiriéndose insultos.

En declaraciones a los periodistas, Mota ha explicado que la reunión se ha celebrado "en un tono muy correcto por ambas partes". Y ha añadido que la decisión de abandonar Covite se produce "para no contribuir a un enfrentamiento que nada va a favorecer a las víctimas". Dejan la organización víctimas como el propio Mota, Caty Romero, Pilar Elías o Miguel Olaciregui. Consideran que la dirección de Covite ha dado entrada a "personas que no tienen la condición de víctimas del terrorismo" de ETA y, además, ha incumplido el artículo de los estatutos que "prohíbe apoyar a un partido político". Mota ha asegurado que "Consuelo Ordóñez pidió el voto para UPyD, Maite Pagazaurtundua ha participado en actos de este partido, al que pertenece Rubén Múgica, y Ana Velasco es de Vox".

Los críticos tienen previsto comunicar a la Dirección de Víctimas del Gobierno central su decisión de abandonar Covite y no descartan constituir una nueva asociación que "responda al espíritu original de Covite de ayudar a las víctimas".

Al término del cónclave, Covite ha difundido un comunicado en el que asegura contar con 670 socios, de los 172 han estado presentes en la asamblea y reelegido "por unanimidad" a Ordóñez como presidenta, además de renovar la confianza en el mismo equipo coordinador.

Respecto a la marcha de los 200 socios críticos, Covite asegura que "en torno a 20" personas ha impugnado la constitución mediante un escrito en el que figuraban "cerca de 30 nombres pero no sus firmas", aunque precisa que "dos socios que habían sido incluidos en ese escrito de impugnación han manifestado ante el notario que no tenían conocimiento de que sus nombres iban a ser utilizados para impugnar la asamblea".

Fuentes del colectivo de víctimas explicaron a este diario que no tienen conocimiento de que sean finalmente 200 personas las que vayan a causar baja en Covite, puesto que "solo 30 personas han expresado su voluntad de irse". Han precisado, asimismo, que la asociación cuenta actualmente con 670 integrantes, cuando en diciembre de 2012 eran 400, y que "a lo largo de 2013 y enero de 2014 sólo se han registrado 10 bajas" en sus oficinas, "algunas de ellas por defunción".

Covite ha informado de que la asamblea ha aprobado incluir en sus estatutos un "código ético" y acordado su implantación a nivel nacional: "El ámbito territorial en el que Covite desarrollará principalmente sus funciones comprende todo el territorio nacional de España, con especial dedicación a la Comunidad Autónoma del País Vasco”, señalan los nuevos estatutos.

Más información