Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Samaranch no tendrá calle en Barcelona por falta del “mínimo consenso”

La propuesta era del PP y contaba con el apoyo del alcalde Trias pero no de los vecinos

Juan Antonio Samaranch.
Juan Antonio Samaranch.

“Este Ayuntamiento no procederá a hacer un cambio de nombre que no goza actualmente con el mínimo consenso”. Con estas palabras el concejal de CiU de Sants-Montjuïc, Jordi Martí, respondía por carta a una de las entidades que se oponen a que Barcelona dedique una calle a Juan Antonio Samaranch, expresidente del Comité Olímpico Internacional (COI), fallecido en abril de 2010 y una de las personas clave para que Barcelona organizara los Juegos Olímpicos de 1992.

La propuesta de dedicar una calle a Samaranch la lanzó el PP de Alberto Fernández Díaz hace dos años, como homenaje por el 20 aniversario de la celebración de los Juegos Olímpicos de Barcelona. El quinto teniente de alcalde, Jaume Ciurana, aceptó el ruego y un año más tarde, en una entrevista radiofónica el alcalde Xavier Trias dejó claras sus intenciones: “Yo creo que [la iniciativa] tiene una gran lógica, él es probablemente la persona más importante en estos últimos 50 años que ha tenido esta ciudad y se merece una calle”.

El Gobierno municipal incluso había buscado una vía (estaba previsto que fuera el Paseo Olímpico) pero finalmente ha tenido que dar marcha atrás por culpa del “desacuerdo” que ha generado la propuesta, según reconoce Martí en su misiva.

Entre la treintena de entidades que se oponían a este cambio en el nomenclátor está la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (FAVB), la Asamblea Nacional Catalana o la Plataforma Proselecciones Catalanas. Sus argumentos para criticar este homenaje a uno de los responsables de los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 es el pasado franquista y la militancia en Falange Española de Samaranch. En la discusión política, también se opusieron a este homenaje el PSC, UpB e ICV-EUiA.

En la misma entrevista radiofónica, Trias reconoció que el pasado de Samaranch “es tan discutible como se quiera” pero criticó que el PSC se opusiera a dedicarle una calle a Samaranch cuando en 2010 el alcalde socialista Jordi Hereu propuso este nombre para el Museo Olímpico. “Me sorprende que gente que le ha dado la medalla de oro y le ha hecho 50.000 honores, hoy en día lo critiquen”, dijo Trias. Según fuentes cercanas a la decisión final, “la propia familia de Samaranch ha preferido dar marcha atrás en este tema hasta que no haya un claro consenso”.