Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El CCCB afronta sus 20 años con afán de renovación

El centro crea un premio y busca abrirse a nuevos públicos con su nueva programación

Escaleras mecánicas del CCCB, una de las características del edificio.
Escaleras mecánicas del CCCB, una de las características del edificio.

El Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB), que abrió sus puertas el 25 de febrero de 1994, cumple este año su 20 aniversario y lo afronta con afán de renovación y el deso de encontrar nuevos públicos. La oferta es interesante y variada, aunque algo hinchada y con un puntito de cassinet en algunas actividades que parece poco acorde con la gran efeméride y las ambiciones de un centro que aspiraba a ser el George Pompidou catalán. Rodeado de su equipo, el director del CCCB, Marçal Sintes, explicó ayer la programación, las directrices y las novedades. Entre lo más destacable, la creación de un galardón internacional que premiará la innovación cultural, la apertura de una nueva línea de exposiciones destinada a explorar los cambios y tensiones de la sociedad —la primera, Big Bang Data estará dedicada al fenómeno de la explosión de datos y sus bondades y maldades—, y una serie de insólitas actividades para jóvenes y público familiar que incluyen la mezcla de gastronomía y música Brunch Barcelona, un espacio para los que tengan entre 14 y 18 años (Habitación 1418) y unas “colonias culturales” para niños de 6 a 12 años (Culturnautas, un casal de verano del CCCB).

Detalle del edificio del CCCB reflejado en el ventanal.
Detalle del edificio del CCCB reflejado en el ventanal.

Entre las exposiciones del centro promete ser de gran interés Metamorfosis (25 de marzo al 7 de septiembre), sobre la obra de cuatro grandes figuras del cine de animación (algo así como los padres de Tim Burton) Ladislas Starewitch, Jan Svankmajer y los gemelos Quay (objeto recientemente de una antológica en el Moma). Menos animada será seguramente la dedicada a la Mancomunidad de Cataluña (de abril a julio), en su centenario. El CCCB aportará a las celebraciones del Tricentenario la exposición Ciudades sitiadas (de septiembre a noviembre). Otra muestra explorará el urbanismo y la problemática de vivienda de Medellín y Barcelona (Piso piloto). En noviembre volverá el World Press Photo.

Sintes detalló las 20 “acciones” que conforman el programa del 20 aniversario —entre las que se cuentan varias de las iniciativas citadas— y que muestran, dijo, la voluntad de renovación del centro. Son algunas de estas “acciones” unas sesiones de cine que merece una segunda oportunidad (R'estrena), el festival Lapsus de arte audiovisual y música electrónica, un concurso de cortometrajes (Gandules), otro dirigido a jóvenes diseñadores y arquitectos para mejorar el uso del Hall del CCCB, un ciclo de conferencias, recitales y proyecciones sobre la idea de Europa y la apertura del Mirador del centro a las visitas.

Menos Sónar aún

Otras actividades incluidas en esas “veinte acciones” son el regalo de un carnet de Amigo Joven CCCB a los que celebren su 20 aniversario en 2014, la intensificación de la colaboración con las entidades educativas del Raval y un encuentro sobre Alzheimer y oferta cultural. La relación con el emancipado Sónar se reduce al mínimo y ya no habrá ni concierto de clausura.

El presupuesto de 2014 aún no está aprobado pero Sintes subrayó que su previsión es que crezca un 4% hasta 9.280.000 euros. El CCCB ha firmado un acuerdo de patrocinio con Moritz que supone 90.000 euros en tres años y que se destinará a mantener la gratuidad de las exposiciones los domingos tarde. En 2013, el centro ha tenido 313.238 visitantes (215.902 en 2012). “Una cantidad muy parecida”, recalcó Sintes, “pese a que cerramos 43 días por el cambio de las escaleras mecánicas”.