Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La autopsia apunta que las víctimas del ultraligero fallecieron ahogadas

La Comisión de Investigación de Accidentes de Aviación civil analizará los restos del aeroplano para intentar averiguar si acabaron en el mar debido a un fallo del aparato

Los primeros resultados de las autopsias practicadas a los cuerpos de los dos ocupantes del ultraligero accidentado el pasado día 22 de diciembre a una milla de Cap Norfeu, en Roses (Alt Empordà), apuntan a que fallecieron ahogados. No obstante, se permanece a la espera de los resultados de las muestras de tejidos mandados al laboratorio. El objetivo es averiguar si sufrieron algún tipo de alteración orgánica que les llevara a sufrir el accidente. Paralelamente, la Comisión de Investigación de Accidentes de Aviación civil analizará los restos del aeroplano para intentar averiguar si acabaron en el mar debido a un fallo del aparato.

A primera hora de la mañana, forenses del Instituto de Medicina Legal de Girona han practicado las autopsias a los cuerpos de Joana Romo, de 48 años y Antonio Marcos Nadal, de 44. Ambos se encontraban en avanzado estado de descomposición, después de haber permanecido 21 días bajo el agua. No obstante, las bajas temperaturas de menos de 4º que había en el fondo del mar, permitieron cierta conservación de los cuerpos que no habría sido posible en temperaturas más elevadas. Esto ha permitido tomar muestras de tejidos que se han mandado a analizar al laboratorio de toxicología.

En los pulmones de las dos víctimas había agua, lo que significa que en el momento de hundirse en el mar todavía respiraban. No obstante, los forenses han tomado muestras para averiguar si podrían haber sufrido alguna alteración orgánica que justificara el accidente.