Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

En busca del ‘señor X’

Los socialistas valencianos insisten en revisar a fondo los expedientes para llegar al último responsable de los contratos de la Generalitat con la trama Gürtel

Álvaro Pérez acude a declarar al TSJ el pasado mayo.
Álvaro Pérez acude a declarar al TSJ el pasado mayo.

El expresidente Francisco Camps salió absuelto del juicio del caso de los trajes. El jurado popular no consideró cohecho que una red corrupta le regalara ropa. La actuación de la trama que lideraba Francisco Correa y que tenía a Álvaro Pérez como representante en tierras valencianas, sin embargo, todavía sigue baja investigación judicial. Una de sus piezas se centra en los contratos de las empresas de la red Gürtel con la Generalitat entre 2005 y 2009 (otras se refieren al fraude en RTVV con la visita del Papa, a la adjudicación del pabellón valenciano en Fitur, a la supuesta financiación ilegal del PP y a los delitos fiscales de las empresas que participaron en esa financiación).

Los socialistas están empeñados en que se revisen y auditen las 85 operaciones de adjudicación irregular o de fraccionamiento de contratos por cerca de ocho millones de euros, además de los cinco millones por los pabellones de Fitur, que implican a siete consejerías, tres agencias, cinco empresas públicas y dos fundaciones de la Generalitat. No renuncian a llegar al último responsable de tan amplio saqueo. “Había un señor X”, sostiene el portavoz del PSPV-PSOE en las Cortes Valencianas, Antonio Torres.

El magistrado José Ceres, que lleva la instrucción, ha ido imputando en los últimos meses, a medida que iban declarando los implicados, a varios cargos públicos. Es el caso del alcalde de Castellón, Alfonso Bataller; del exconsejero de Sanidad Luis Rosado y de la diputada y también exconsejera de Bienestar Social Alicia de Miguel, que dejó su escaño el mismo día que la imputaban. “Muchos antiguos cargos declaran elevando la responsabilidad”, dice Torres. “Es importante saber, más allá de los que firmaron los contratos, quiénes daban las órdenes. Hay que identificar a los responsables”.

La trama hizo una escultura de tres metros de los premios Salud y Sociedad

En opinión del diputado socialista, al margen de la investigación judicial queda mucho por hacer. De ahí que haya reclamado que la Sindicatura de Comptes audite todas las contrataciones con la red de empresas de Gürtel, como Orange Market, que dirigía Álvaro Pérez, Special Events o Diseño Asimétrico. “Pensamos que puede haber mucho más de lo que hasta ahora se conoce”, señala el portavoz socialista, que está solicitando revisar uno por uno los expedientes sospechosos. Por ejemplo, los del segundo Congreso de Software Libre celebrado en Castellón en 2005, que costó 112.484 euros, en el que están implicados la sociedad Proyecto Cultural de Castellón y la dirección general de Archivos e Innovación Tecnológica y cuyas responsabilidades más altas todavía no se han aclarado, en opinión de Torres (Alejandro Font de Mora era consejero de Cultura y Educación y Esteban González Pons, inspirador de la cita, portavoz del Consell). O la del vídeo y acto de presentación de la ampliación del hospital Clínico en 2008, que costó 47.179 euros y por el que está imputado Luis Rosado, entonces director gerente de la Agencia Valenciana de Salud (después sería consejero). O de los premios Salud y Sociedad de 2007, que costaron 30.190 euros, por los que está imputado Alfonso Bataller, entonces subsecretario de Sanidad. Para esos premios, Diseño Asimétrico hizo una escultura que reproducía a escala de tres metros y con “mecanismo giratorio” la estauilla de los galardones en 2006. Cobró por ella 18.000 euros y otros 1.800 al año siguiente por su reutilización. El actual titular de Sanidad, Manuel Llombart, ha respondido al diputado socialista Ignacio Subías, que preguntó por su paradero, que la escultura “figura en el inventario con el número de certificación 217/06”.