Los vecinos de La Utopía pedirán a la Junta la expropiación del edificio

El colectivo e Ibercaja vuelven a reunirse para negociar una solución para estas familias

Manifestación en apoyo a los vecinos de la corrala La Utopía, en mayo.
Manifestación en apoyo a los vecinos de la corrala La Utopía, en mayo.Julián Rojas

Los vecinos de la corrala La Utopía, un edificio de Sevilla ocupado desde mayo de 2012 por una treintena de familias, y la entidad propietaria del inmueble, Ibercaja, retomarán este viernes las negociaciones con el objetivo de alcanzar una solución para estas familias. La cita viene marcada por el ultimátum lanzado este miércoles por los vecinos. “De no prosperar la negociación, pediremos a la Junta de Andalucía que expropie el edificio”, asegura Elena Contreras, una de las portavoces del colectivo. “No creo que se llegue a un acuerdo”, reconoce seguidamente. Es por ello por lo que una plataforma de apoyo a estos vecinos —que reúne a unas 40 asociaciones y colectivos sevillanos— ha convocado para este sábado una manifestación. “El objetivo es recabar apoyos para la petición de expropiación”, explica Elena Contreras.

La reunión, a la que también acudirán el Defensor del Pueblo, la Junta y el Ayuntamiento de Sevilla, se celebra después de que a finales de julio Ibercaja volviera a solicitar el “desalojo forzoso” del edificio —en junio, la entidad aceptó que no se ejecutara el lanzamiento con el objetivo de seguir dialogando con las familias—. Pero tal y como apunta Contreras, el acuerdo parece estar lejos. Ambas partes acuden a la cita con las mismas propuestas que en otras ocasiones: las familias piden que se les facilite un alquiler social que les permita seguir en estas viviendas y, según fuentes de Ibercaja, la entidad les propone que se acojan al programa Llaves solidarias, enmarcado en su obra social y que facilita el acceso a viviendas de alquiler a personas con dificultades económicas. “Le pedimos a la Junta que mueva ficha para que se alcance un acuerdo digno y si no que aplique su propia ley de la Función Social de la Vivienda”, solicita la portavoz.

Además de un alquiler social, los vecinos de La Utopía piden la cesión de los locales comerciales ubicados en los bajos del inmueble. “Constituiríamos una cooperativa de viviendas que sería la encargada de gestionar los locales, podríamos poner en marcha nuestros propios negocios”, afirma Contreras. “Así, se daría solución a la falta de vivienda y también de empleo de estas familias”, agrega.

Esta petición de expropiación es el motivo de la manifestación convocada para el sábado por la Plataforma de Apoyo a la Corrala La Utopía. Bajo el lema Hay solución: expropiación, la marcha comenzará a las 12.00 desde el Prado de San Sebastián hasta el Parlamento andaluz. “Ni el Ayuntamiento ni la Junta nos da apoyo, no tenemos vivienda y por eso nos vamos a quedar aquí. O dentro o fuera. Y si nos echan, nos iremos a otro sitio. No tenemos casa y nos pertenece por la ley”, asegura Manuela Cortés, otra de las representantes de estos vecinos. Según detalla Elena Contreras, “en el caso muy hipotético” de que el viernes ambas partes alcanzaran un acuerdo, la marcha se desconvocaría.

Ibercaja recuerda que, desde verano, cinco de estas familias se han acogido a su programa de ayuda al alquiler, según el principio de acuerdo alcanzado por ambas partes el pasado mes de junio. El 30 de julio, la entidad reiteró la “solicitud de desalojo forzoso al no haberse cumplido por parte de los ocupantes los compromisos”. Las familias lo niegan.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Antonio J. Mora

Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Fue redactor en la delegación en Andalucía durante más de seis años y, actualmente, es portadista web. Licenciado en Periodismo por la Universidad de Málaga y Máster de periodismo de EL PAÍS, también trabajó en Diario Sur e Infolocalia. En 2009, ganó el premio nacional Alma de Periodista.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS