Castellón busca el apoyo de quienes se opusieron al Tram por el Ribalta

El Ayuntamiento acude a las instituciones que informaron en contra de las obras

Uno de los trolebuses del Tram por las calles de Castellón.
Uno de los trolebuses del Tram por las calles de Castellón. ÀNGEL SÁNCHEZ

El Ayuntamiento de Castellón está agotando todas las vías para salvar el escollo que supone la línea del Tram (la plataforma reservada para trolebuses que conectará la universidad Jaume I con el Grau) a su paso por el parque Ribalta. Las obras, concluidas hace más de tres años, fueron anuladas después por el TSJ valenciano por no respetar el conjunto histórico-artístico. La sentencia pone en jaque un proyecto en el que la Generalitat ha invertido más de 80 millones.

A falta de que el Tribunal Supremo decida sobre el recurso presentado contra la anulación de estas obras que vulneraron la Ley de Patrimonio Valenciano, el Consistorio se ha dirigido a los órganos consultivos que se mostraron contrarios a este proyecto para pedirles que “reconsideren” su posición. Estos informes fueron la base que llevó al TSJ a declarar nulas las obras. El fallo estimó que aunque los documentos no tenían carácter vinculante, era “obvia” su relevancia para haber sido tenidos en cuenta.

En abril de 2008, la Consejería de Cultura autorizó el proyecto sin tener en cuenta las conclusiones de estas instituciones. El alcalde, Alfonso Bataller, trata ahora (con las obras finalizadas y con el recurso en el aire) que estos organismos apoyen las obras y, con ello, tener una vía de escape.

El colegio oficial de Arquitectos de Castellón fue el primero en pronunciarse públicamente a finales del mes pasado respondiendo a la misiva del regidor con un duro ataque a las obras del Ribalta y, por extensión, a todo el proyecto del Tram. Otras instituciones como la Universidad Jaume I de Castellón y la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos confirmaron este martes que el Ayuntamiento también les ha requerido un informe con el que apoyar las obras. Ambos están ultimando las conclusiones y descartaron pronunciarse sobre el sentido de las mismas.

El Supremo no ha resuelto el recurso contra la anulación del proyecto

En el informe requerido antes de aprobarse el proyecto, la Real Academia destacó que la vía “dañaría gravemente el valor patrimonial del parque” que se debe mantener de acuerdo con la Ley del Patrimonio Cultural Valenciano. Desde esta institución apuntaron que se ha reclamado un informe arquitectónico y que la próxima semana podría haber un pronunciamiento. La Jaume I también se halla inmersa en este informe. La Politécnica de Valencia y el Consell Valencià de Cultura (que también fueron contrarios) no confirmaron ayer la recepción de esta misiva.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Según las previsiones de la Consejería de Infraestructuras, los trolebuses deberían comenzar a operar este año. El Consell ya ha adjudicado el servicio a Autos Mediterráneo, la única oferta presentada. El departamento que dirige Isabel Bonig ha invertido más de 80 millones en las obras que están en su fase final. Si el Supremo tumba el recurso y el Ayuntamiento no logra el cambio de postura con el que jugar una nueva baza, la línea del Tram quedará rota en pleno centro de la ciudad y sin alternativas conocidas.

El alcalde apela al “coste difícilmente asumible” de otra opción

Alfonso Bataller dice en la carta remitida a estos organismos que no serían sensatas alternativas que no pasaran por el Ribalta y que estas supondrían además desviaciones del tráfico y del trazado, restricciones a una de las salidas naturales de Castellón y "un coste económico difícilmente asumible por los ciudadanos". Esquerra Unida preguntó en la comisión de obras públicas de las Cortes de noviembre sobre las alternativas al Ribalta sin recibir una respuesta concreta.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS