Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al aeropuerto sin sorpresas

Desde ayer los taxis cobran un tarifa fija de 30 euros desde Barajas a destinos de la almendra central. Los profesionales piden que se publicite la medida

Parada de taxis en el aeropuerto de Barajas. Ampliar foto
Parada de taxis en el aeropuerto de Barajas.

"No se asuste, no le voy a cobrar nada más hasta Atocha", se ríe José, taxista en el aeropuerto Bajaras, ante el asombro de una clienta que ve como el taxímetro marca nada más sentarse 30 euros. Desde ayer martes, y según las nuevas tarifas negociadas con el Ayuntamiento de Madrid, los trayectos desde el aeropuerto a destinos dentro de la M-30, y viceversa, tienen un precio fijo de 30 euros. Otra novedad: se fija un mínimo de 20 euros para las carreras de Barajas a zonas situadas fuera de la M-30. Esta última medida contenta a los taxistas que suelen esperar entre dos y tres horas en las terminales de llegada, pero que significará un aumento para el cliente.

“Antes te pasabas aquí horas y si tenías mala suerte llegaba un cliente que te decía al hotel Hilton, que está al lado, y no tenías más remedio que llevarle. Ahora serán 20 euros y compensa”, explica Andrés, que lleva 10 años en la profesión.

Los trayectos situados fuera de la M-30 costarán un mínimo de 20 euros

En la parada de taxis, ningún cliente se había enterado del cambio de tarifa. El punto de información turística de la terminal 2 (T 2) tampoco servía de mucha ayuda. “Si, desde hoy cuestan 30 euros al centro y creo que 20 en otros trayectos”, comunicaba insegura la empleada. En el mostrador de información de Aena remitían a información turística. Tampoco se distribuyen folletos ni existen pancartas. Una lástima, según Andrés. "La idea de la tarifa fija es buena porque no mareas al cliente y va a salir más o menos igual de precio, pero si no se comunica la iniciativa no sirve de mucho".

Benito Lopez, taxista desde hace 34 años, añade que "incluso entre los taxistas, hay poca información". Lo que, en su opinión, podría tener una consecuencia negativa para los clientes. "Por desconocimiento o picardía, algunos taxistas podrían seguir cobrando el suplemento, porque el taxímetro lo permite”.

Las asociaciones gremiales advierten que es ilegal cobrar suplementos

La Federación Profesional del Taxi (que agrupa a 5.100 licencias madrileñas, un tercio del total) denunció ayer que algunos profesionales del sector están incurriendo en esta práctica fraudulenta. Su presidente, Mariano Sánchez, esgrimió como prueba un recibo expedido ayer por un taxista que cobró 45,15 euros por una carrera de 3,200 kilómetros del aeropuerrto a la ciudad, al haber aplicado indebidamente un suplemento de 12,50 euros.

Julio Moreno, presidente de la Gremial del Taxi (asociación con 9.000 licencias) y defensor de las nuevas tarifas, opina, sin embargo, que los suplementos siempre se han podido cargar al cliente, correspondiera o no. “El que lo haga ahora está infringiendo la ley, y como aparece en el recibo, el cliente puede denunciarlo a la policía”. Moreno mantiene que gracias a la tarifa de 30 euros, se acabará con la leyenda urbana de que se da vueltas al cliente para llegar al destino.

Para algunos taxistas este cambio se basa en esa falta de confianza que muchas personas sienten hacia la profesión de forma equivocada. “Es como si a un carnicero le quitas la balanza y le pones una tarifa fija porque piensas que te va a engañar”, describe uno de ellos. Carola, procedente de Italia, no le tantas vueltas: "Los taxis son muy caros en España, pero ¿qué voy a hacer?”, dice mirando de soslayo a su pesada maleta.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram