PP y PSC se conjuran para dar carpetazo político al ‘caso Método 3’

Los dos partidos avalan que Sánchez-Camacho y Zaragoza eviten ir al Parlament a ofrecer explicaciones

Alicia Sánchez-Camacho.
Alicia Sánchez-Camacho.JuanJo Martín (EFE)

Tras el carpetazo judicial, el carpetazo político. PP y PSC coincidieron ayer en cerrar definitivamente en el Parlament el caso del espionaje protagonizado por la agencia Método 3 al día siguiente de que la Audiencia de Barcelona acordara el archivo de la causa.

La Cámara acordó en julio que la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, y el exsecretario de organización del PSC José Zaragoza acudieran a dar explicaciones, pero ninguno de estos dos partidos están por la labor. Y menos, después de que la justicia haya dado carpetazo definitivo a la denuncia que presentó la dirigente del PP por la grabación de un almuerzo que mantuvo en el restaurante La Camarga con Victoria Álvarez, exnovia de Jordi Pujol Ferrusola.

“El control político se ejerce sobre el Gobierno, no sobre la oposición”, declaró el portavoz del PP, Enric Millo, para justificar su posicionamiento. “Sánchez-Camacho es víctima del delito y no tiene ningún sentido que dé explicaciones”, añadió. En términos parecidos se expresó Maurici Lucena, portavoz parlamentario del PSC, sobre Zaragoza. “No tiene ninguna obligación de ir al Parlament y ahora que la causa está archivada, menos aún”, dijo.

CiU, Esquerra e ICV no lo ven igual. El portavoz nacionalista Jordi Turull arremetió ayer contra Sánchez-Camacho, que disfruta de una situación insólita en la política catalana, pues es diputada en el Parlament y senadora por designación autonómica. Turull considera que el plante supone un “menosprecio” a la cámara catalana y que es incompatible que Sánchez-Camacho siga. También calificó de “esperpéntico y escandaloso” el papel de la senadora en el caso, informa Arturo Puente.

Marta Rovira, secretaria general de ERC, y el diputado de Iniciativa per Catalunya Jaume Bosch, también cargaron contra la dirigente del PP por no acudir al Parlament.

CiU y Esquerra se oponen a una comisión de investigación sobre el Cesicat
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Más allá del reproche verbal, el reglamento del Parlament no prevé ningún mecanismo para obligar a Sánchez-Camacho y Zaragoza a acudir a la Cámara. Tampoco es posible una sanción si un diputado desobedece un acuerdo de la cámara. Lo único que cabría sería una reprobación o amonestación a Sánchez-Camacho si hubiera acuerdo entre los partidos. Ahora queda por ver si el PP mantiene hoy en la Comisión de Asuntos Institucionales, las 15 peticiones de comparecencias sobre el caso de espionaje político que ya retiró dos veces.

Entre las comparecencias en el Parlament que reclama el PP figuran la del expresidente de la Generalitat José Montilla o del exvicepresidente Josep Lluís Carod-Rovira, además de la vicepresidenta Joana Ortega o los consejeros Francesc Homs, Felip Puig y Germà Gordó. Todos ellos están relacionados con diversos episodios de espionaje que se han filtrado en los últimos meses, pero que con el carpetazo judicial jamás se aclararán.

La decisión de la Audiencia de Barcelona impedirá también que se pueda saber quién encargó a los detectives de Método 3 que grabaran el almuerzo en La Camarga de Sánchez Camacho y qué papel jugó José Zaragoza, que entonces mantenía una estrecha amistad con la dirigente del PP.

CiU también había reclamado en las dos reuniones anteriores de la Comisión de Asuntos Institucionales que compareciera en el Parlament Pere Navarro, primer secretario del PSC, pero a última hora la retiró. En el orden del día de la reunión de hoy no aparece. Falta por ver qué hará finalmente el PP y si se arriesga a perder esa votación, pues no parece que CiU vaya a apoyar la petición de las 15 comparecencias.

“Teorías delirantes”

Mientras tanto, el deseo de los partidos de la oposición de crear una comisión de investigación sobre el Centro de Seguridad de Información de Cataluña (Cesicat) no parece que vaya a prosperar de momento. CiU y Esquerra se oponen a esa petición, pero la puerta no está cerrada. Si una tercera parte de los diputados (45) o tres grupos parlamentarios lo reclaman, la comisión se podría crear, pero tendrá que ser en 2014.

Con la aritmética parlamentaria en la mano eso parece posible si se unen en la petición PP, Ciutadans, PSC y la CUP. Los socialistas están dándole vueltas a esa idea y no descartan sumarse, pues hace unos días acudieron a la fiscalía para denunciar el supuesto espionaje realizado por los Mossos d'Esquadra bajo el paraguas del Cesicat a activistas sociales y diversos colectivos.

El portavoz de CiU, Jordi Turull, dijo que su partido “no irá a remolque de teorías delirantes”, mientras que Marta Rovira argumentó que no apoyará la comisión porque la petición se basa en un informe sobre la creación de una Agencia Nacional de Seguridad que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha dicho que desconocía.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS