Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educación abre expediente para analizar la protesta infantil por el cierre de Canal 9

Catalá recabará información para comprobar que no se ha utilizado "a nuestros escolares"

Oposición y sindicatos critican la medida y preguntan por el edil que grabó a los menores

El colegio insiste en que gritaron "que torne Canal 9" de manera improvisada y espontánea

El concejal de Seguridad de Xàtiva, José Antonio Vidal, toma imágenes de los niños que protestan.
El concejal de Seguridad de Xàtiva, José Antonio Vidal, toma imágenes de los niños que protestan.

El Consell ha focalizado ahora su atención por el cierre de RTVV en una protesta infantil. Los consejeros de Educación, María José Català, y Gobernación, Serafín Castellano, salieron ayer para criticar la supuesta manipulación de los niños que gritaron “Volem Canal 9 (Queremos Canal 9)” y “Que torne Canal 9 (Que vuelva Canal 9)” cuando estaban en el recreo y vieron a través de la valla del patio al presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, en una visita oficial a Xàtiva.

Catalá anunció la apertura de un expediente informativo y explicó que se pretende estudiar lo ocurrido con el fin de “asegurar que los centros educativos mantengan un ambiente adecuado y garantizar los derechos de cualquier niño menor de edad y que no sean conculcados por cualquier circunstancia”, aseveró. “Pensamos que nuestra responsabilidad es garantizar que en horario lectivo nuestros alumnos están en clase y que no se utilice a nuestros escolares”, añadió. La consejería no dijo nada sobre si piensa pedir explicaciones al Ayuntamiento de Xàtiva por las imágenes que el concejal de Seguridad, José Antonio Vidal, del PP, tomó de los menores.

Fuentes del entorno del centro público Taquígraf Martí, citadas por Europa Press, insistieron en que “de ningún modo hubo aleccionamiento” y que fue “una coincidencia” que el acto de Fabra se celebrara “al lado del colegio y a la hora del patio”. También señalaron que la policía y un inspector educativo hablaron con responsables de la dirección. Dos docentes apuntaron este el miércoles en que no hubo manipulación y que los niños de Primaria, de entre seis y 12 años, repitieron frases oídas a compañeros, en manifestaciones o en casa de manera espontánea y que todo el barrio estaba alerta por el gran despliegue policial previo a la visita.

En la Comisión de Coordinación de las Cortes valencianas, el consejero de Gobernación y Justicia, Serafín Castellano, ya había avisado de las intenciones. Se “averiguará” si hubo “manipulación”, dijo y calificó “vergonzoso intentar aprovecharse y manipular a niños menores de edad”. “Eso sí que me parece vergonzoso si eso ha sido así”, agregó. Castellano respondía así a las alusiones del diputado socialista Rafael Rubio a la grabación de los niños. Rubio le inquirió si lo que se va a investigar es a los padres de los niños, al centro o al concejal del PP. Por qué sacó imágenes, qué hará con ellas y quién lo mandó, se preguntó por su parte el portavoz socialista setabense, Roger Cerdá, sobre el edil del PP.

En esa línea se manifestó la diputada de Compromís Mireia Mollà. En su opinión, la apertura de expediente evidencia hasta qué punto se le “está yendo de las manos la situación al PP, que no para de hacer el ridículo”.

El sindicato STEPV calificó la decisión de represiva y recordó que los tribunales tumbaron la sanción contra el director de un instituto de Monforte del Cid por colgar cabeza abajo el retrato de Alejandro Font de Mora, entonces consejero de Educación. CC OO estimó la medida de “provocación” ante una actitud espontánea de unos niños en una escuela pública, acostumbrada a la democracia. Y UGT consideró la medida desproporcionada y que no hay relevancia sancionadora.

A posibles sanciones a los trabajadores que se excedan en sus protestas se referió el vicepresidente de la Generalitat, José Ciscar. “Es totalmente lógico que se puedan producir protestas”, comentó, si bien no descartó acciones si estas son violentos. Ciscar pidió “tranquilidad absoluta” porque las instalaciones y fondos del canal están “debidamente custodiados”. También aseguró que el Consell “no está contento con la imagen que se dio” en el apagón, aunque matizó que había que cumplir la ley y “evitar que las fuerzas de seguridad usaran la fuerza policial”, un objetivo que “se cumplió plenamente”.

El vicepresidente realizó estas declaraciones tras el pleno del Consell, mientras centenares de trabajadores de RTVV se concentraban a las puertas de Palau de la Generalitat. Fue la protesta de empleados más concurrida. Se guardó un minuto de silencio a las 12.19, cuando Canal 9 se fue a negro, que se rompió con un grito: “Fabra dimissió”. Se aplaudió a las víctimas del terrorismo, que asistieron a un acto en la Generalitat, y se subrayó que el Consell se está gastando 200.000 euros al día pagando el permiso retribuido a los 1.660 empleados cuando lo que quieren es trabajar.