Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlament replica al plan de Margallo y blinda su Acción Exterior

Francesc Homs resalta que el proyecto se ampara en el Estatuto, que no enmendó este apartado

Artur Mas y Francesc Homs, a la derecha.
Artur Mas y Francesc Homs, a la derecha.

El Parlament dio ayer luz verde a la tramitación de la Ley de Acción Exterior de Cataluña impulsada por el Gobierno de Artur Mas para desarrollar sus competencias y en respuesta al proyecto de Acción Exterior del ministro José Manuel García-Margallo, que prevé limitar el papel de las comunidades autónomas en el extranjero. El proyecto gozó de la complicidad de la Cámara, que rechazó por 105 votos a favor y 27 en contra las enmiendas a la totalidad del PP y Ciutadans, que creen que es una pieza más del plan soberanista.

Francesc Homs, consejero de la Presidencia, defendió que el proyecto se ampara en el Estatuto, que contempla la acción Exterior de la Generalitat. “Ni siquiera el Tribunal Constitucional lo recortó”, constató Jordi Solé, de ERC. El preámbulo recuerda que el alto tribunal dictó que no toda la acción exterior debe ser interpretada como relaciones internacionales, competencia exclusiva del Estado. El plan calca del Estatuto lo dispuesto sobre su relación con la UE: que la Generalitat puede establecer relaciones si atañen a sus competencias e interés. Eso sí, el borrador prevé planes cuatrienales y tener personal de la Generalitat en organismos internacionales.

“Cataluña debe tener presencia en el exterior para defender sus intereses. Nos jugamos el ser o no ser”, defendió Homs aludiendo al reto de ser un motor económico del sur de Europa. El PP y Ciutadans denunciaron que el plan sirve para dar cobertura legal a la “trama” soberanista. José María Espejo, de Ciutadans mostró fotos de Mas —una de ellas cabeceando un balón en Maracaná, en Brasil— para ridiculizar el provecho que extrae de sus viajes. Por contra, Mireia Canals, de CiU, aseguró que el programa Invest in Catalonia ha captado este año 49 proyectos de inversión extranjera por 202 millones que han creado 2.000 puestos de trabajo.

“La ley española quiere ponernos muros y que incluso los diputados informemos de nuestros viajes al exterior”, deploró Canals. La izquierda, desde la CUP al PSC, apoyó el texto pero anunció enmiendas al estimar que ciñe la acción exterior al Gobierno y desdeña la cooperación, recortada drásticamente. “Cuando una va a Israel no solo va a visitar empresas. Se va con todos los valores y el bagaje”, reprochó Quim Arrufat, de la CUP, que criticó así que Mas evitara visitar Gaza en su reciente viaje. No sin ironía, Miquel Iceta, del PSC, dijo que el Estatut, dado por muerto por CiU, todavía sirve de mucho.