Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una testigo borró imágenes delante de una ‘mosso’

La mujer declara ante el juez que la agente, imputada por obstrucción a la justicia, toleró que eliminara la prueba

Caroline C., testigo directo del caso Raval, ratificó ayer ante la juez lo que ya anticipó a los investigadores: que borró imágenes sobre la reducción policial de Juan Andrés Benítez delante de una agente de los Mossos d’Esquadra, que no hizo nada por impedir que se destruyeran esas pruebas. Además de un delito contra la vida, la magistrada mantiene imputados a ella y a otros ocho policías por obstrucción a la justicia; según explicaron los vecinos los agentes visitaron algunas casas para preguntar a los vecinos si disponían de imágenes de lo ocurrido.

La mujer estaba en su piso de la calle de Aurora la noche del 5 de octubre, cuando se produjo la pelea y el posterior incidente de Benítez con los Mossos. En su declaración como testigo ante la juez, Caroline C. explicó que se asomó al balcón al oír los gritos de una mujer —la vecina a la que, supuestamente, agredió el empresario del Gayample—, pero matizó que “no entendía lo que había pasado”. Desde el balcón, dijo, “oyó a la agente femenina que pedía que abriera la puerta, pero no sabe si se dirigía a ella o a otros vecinos”, según la declaración a la que ha tenido acceso EL PAÍS.

Poco después, una mosso —la mujer no pudo precisar si fue la misma que gritaba desde la calle— se presentó en su portal junto a otro compañero y le preguntó: “¿Ha hecho usted fotos?”. Sin que la agente se lo ordenara directamente, la testigo dijo que sí, que las había tomado, pero que iba a borrarlas de inmediato. ¿Por qué lo hizo? “Fue la presencia policial y pensar que no era una conducta adecuada a lo que ella suele hacer” lo que le llevó a tomar tal decisión, según su declaración. A preguntas del abogado de la familia de Benítez, David Aineto, la testigo declaró que la agente se marchó del portal de su casa “cuando ve que está borrando las fotos y el vídeo”. En ningún momento, matizó, la agente femenina le dijo que no borrase esas fotos como posible medio de prueba.

La testigo se mostró dispuesta a identificar en fotos a la agente —de “menos de 40 años”—, pero matizó que sería incapaz de describirla. Caroline C. añadió que hizo fotografías y grabó un vídeo desde su piso “por inercia”, porque “todos los vecinos estaban en los balcones y sacaban fotos”. Afirmó que le parecieron “impactantes” las luces de los coches de policía en una calle estrecha del Raval. Preguntada por el penalista José María Fuster-Fabra —que defiende a varios mossos imputados— aclaró que “borró voluntariamente las imágenes” y que “no se sintió ni coaccionada ni amenazada”.

De las 16 fotografías que tomó y borró Caroline C., los investigadores del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) lograron recuperar cuatro de ellas, aunque no tienen “demasiado interés”, según fuentes judiciales, para la investigación sobre la muerte de Benítez.

Más información