Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Solo hacíamos labores auxiliares como controlar las filas de acceso”

Un empleado de la empresa Kontrol-34 asegura que no tenían labores de vigilancia y seguridad en la fiesta de Halloween en el pabellón municipal Madrid Arena

La instrucción del caso Madrid Arena, por la muerte de cinco jóvenes el 1 de noviembre de 2012 en el pabellón municipal de la Casa de Campo, ha entrado en testimonios que aportan cada vez menos a esclarecer a quién corresponde la responsabilidad por los fallecimientos. Hoy estaba previsto que testificaran cuatro mandos y trabajadores de la empresa Kontrol-34, que supuestamente se encargaba de la vigilancia y de los accesos. El principal citado, Manuel Montoro, no ha comparecido en la sede del Juzgado de Instrucción número 51 de la plaza de Castilla, pese a haber sido requerido para ello por su titular, el magistrado Eduardo López-Palop.

El que sí ha testificado ha sido un empleado de origen búlgaro, Krassen Petkov H., que ha requerido la presencia de un intérprete pese a que entendía perfectamente el castellano. La declaración ha durado más de tres horas y media, en la que no ha aportado muchos datos sobre su función en la noche de la tragedia. Ha mantenido en todo momento que él estaba simplemente para vigilar la entrada de las personas en el acceso al edificio municipal. Pese a su corpulencia, tan solo se dedicaba a controlar la fila de los asistentes. "Solo hacíamos labores auxiliares como controlar las filas de acceso", ha destacado el testigo.

De hecho, ese día no sabe ni quién le contrató ni para quién trabajaba. Supuestamente lo hacía para la empresa promotora de la fiesta de Halloween, la mercantil Diviertt, a cuyo frente está el principal imputado de la causa, Miguel Ángel Flores. Eso, según su testimonio, porque realmente aquella noche no llegó a cobrar y en otras ocasiones le habían pagado desde la propia Kontrol-34. El testigo también ha explicado que recibió su dinero una semana después en la discoteca Macumba, en la estación de Chamartín, que en aquellas fechas estaba explotada por Diviertt.

Los abogados de las acusaciones particulares ejercidas por las familias de las cinco jóvenes fallecidas han salido decepcionados por la declaración de Krassen Petkov H. porque no ha aportado nada. De hecho, han destacado su falta de memoria para saber cómo estaban distribuidos sus compañeros. "Es sintomático que haya recuperado los recuerdos conforme le preguntaban las defensas, mientras que cuando le hemos preguntado nosotros no se acordaba o no sabía nada. Lo que sí queda claro es que aquella noche entraron en la sala de recepción de las imágenes muchísima gente, pero nadie vio lo que estaba ocurriendo. Es muy raro", ha criticado la letrada José María Siñeriz.

La instrucción, que está llegando a su fin, según el juez, continuará el miércoles con el volcado de los ordenadores decomisados. También está pendiente de que se fije la fecha para celebrar los careos entre los distintos imputados, en especial de los responsables de seguridad y los mandos de Madrid Espacios y Congresos, la empresa que gestionaba el pabellón municipal.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram