Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona inaugura el pesebre de Navidad de la plaza de Sant Jaume

La recreación del nacimiento de Jesús está ambientada en la vida que tenían los terrados de la ciudad en el siglo pasado

El tradicional 'caganer' recreado en uno de los terrados del nacimiento de la plaza Sant Jaume de Barcelona.
El tradicional 'caganer' recreado en uno de los terrados del nacimiento de la plaza Sant Jaume de Barcelona.

El pesebre tradicional de Navidad de la plaza de Sant Jaume de Barcelona se inauguró ayer. La representación navideña de este año está inspirada en los terrados de Barcelona, que antaño constituían el punto de encuentro de los vecinos, y donde se desarrollaba la vida comunal – los niños jugaban, los animales se paseaban y los vecinos aprovechaban para relacionarse entre ellos y realizar labores del hogar como la colada-. Los terrados fueron durante una época el escenario donde el mundo rural se representaba en la ciudad, además de inspiración para obras literarias o cinematográficas.

Los personajes del pesebre tradicional están situados a lo largo de una serie de terrados urbanos, donde se pueden contemplar los elementos propios de la Barcelona contemporánea desde las vistas que ofrecen los tejados típicos. Las huertas del pesebre clásico se han substituido por los huertos urbanos de hoy, y para dotar de mayor realismo a la obra, que fusiona los elementos navideños tradicionales con otros aspectos representativos de la vida cotidiana en la capital catalana, se han instalado varios personajes en movimiento.

Los tres Reyes Magos también cuentan con su propio espacio dentro del pesebre: entre todos los elementos decorativos de los terrados, los Reyes de Oriente caminan hacia el lugar donde los vecinos adoran al niño Jesús, que acaba de nacer. La vida en el interior del hogar está asimismo representada mediante una fachada con balcones, desde los cuales se observan escenas de la vida habitual, de ambientación navideña.

Este año, diversas figuras napolitanas de pesebre – procedentes del fondo del Museo Frederic Marès y del Museo Etnológico de Barcelona – están expuestas en la galería del patio del Ayuntamiento en la misma plaza Sant Jaume. El pesebre estará acompañado de un árbol de Navidad. El abeto, de 12 metros, es una de las principales novedades de la decoración navideña de Barcelona.

El pesebre es obra del artista Jordi Pallí, y estará instalado en la plaza de Sant Jaume hasta el 6 de enero, donde se podrá visitar todos los días desde las 10.00 hasta las 22.00 horas.