Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Esquerra avisa a CiU que no cederá con la pregunta de la consulta

Convergència prepara dos convenciones para argumentar la independencia

Josep Maria Terricabras será el candidato de ERC para las europeas

Rovira interviene en el Consejo Nacional de ERC, ante la atenta mirada de Junqueras Ampliar foto
Rovira interviene en el Consejo Nacional de ERC, ante la atenta mirada de Junqueras EFE

El último mes del año 2013 es decisivo para el proceso soberanista: los partidos que defienden la consulta deben encontrar antes del 31 de este mes el consenso para acordar una fecha y una pregunta para el referéndum, según la hoja de ruta fijada por Esquerra Republicana y Convergència i Unió. El pacto no será fácil ni entre los propios socios de Gobierno. Con el presidente de la Generalitat, Artur Mas, intentando poner paz entre el líder republicano, Oriol Junqueras, y el de Unió, Josep Antoni Duran Lleida, ayer ERC avisó que no dará el brazo a torcer con la pregunta de la consulta.

“La pregunta debe ser sencilla, sin confusiones, y explícita”, dijo la secretaria general del partido, Marta Rovira, que tomó la voz en el consejo nacional de los republicanos. Rovira dejó claros los referentes en los que se basará ERC para defender su pregunta: la cuestión sugerida por el Consejo Asesor de la Transición Nacional, la pregunta que se planteará en el referéndum de Escocia, y la fórmula propuesta por la Asamblea Nacional Catalana la semana pasada. Con diferentes formulaciones, las tres opciones confluyen en una pregunta clara sobre la independencia con respuesta binaria: sí o no.

Rovira aprovechó para mandar un mensaje a Duran, que en las últimas semanas ha multiplicado sus advertencias a los republicanos. “La actitud de ERC será ponerlo fácil, y no marear la perdiz. Los que crean que alguien tiene la posibilidad, desde una élite política o económica, de dirigirlo o controlar el proceso al margen de los ciudadanos se equivocarán”. El consejo nacional de Esquerra sirvió para anunciar el candidato a las elecciones europeas: será el filósofo Josep Maria Terricabras, que, pese a ser independiente, ya había cerrado las listas del partido por Girona en las últimas autonómicas.

Convergència debe lidiar entre la voluntad matizadora del socio de federación, Unió, o las prisas del socio de Gobierno, Esquerra. La dirección del partido quiso demostrar ayer que su rumbo se mantiene intacto hacia la independencia. El secretario de organización de la formación, Josep Rull, anunció la organización de dos convenciones para obtener “unas conclusiones similares a las del Libro Blanco de la independencia escocesa”, presentado esta semana. El partido hará en enero una convención municipal para acercarse a los Ayuntamientos —cuando faltará solo un año y medio para las elecciones municipales— y otra de políticas sociales y económicas “para dibujar el horizonte de una Cataluña independiente”, en palabras de Rull.

Los nacionalistas no confían en que el PSC se sume al consenso para escoger una pregunta y una fecha para el referéndum, tal como confesó el consejero de Justicia, Germà Gordó, en declaraciones a la COPE. “Es muy difícil que antes de final de año el PSC se incorpore al acuerdo por la consulta”.