Sobrevivir a la violencia machista

Un centenar de mujeres maltratadas participan en el I Congreso Internacional de Supervivientes Crean en Valencia una red de apoyo a otras afectadas

Patricia, Ana María, Mónica (de espaldas), Ana Belén y Jihane, todas supervivientes de violencia machista.
Patricia, Ana María, Mónica (de espaldas), Ana Belén y Jihane, todas supervivientes de violencia machista.JOSÉ JORDÁN

El último día que el marido de Jihane Tber (35 años) le puso la mano encima, casi la mata. Pero no lo consiguió. Tras 72 horas de encierro y palizas continuas en su propia casa, Jihane escapó con vida y ayer paseaba su sonrisa por el I Congreso Internacional de Víctimas de Violencia Machista en Valencia. La lucha de esta marroquí por superarlo continúa, pero cuenta su historia esperando que sirva a otras mujeres maltratadas para elegir la opción correcta: vivir.

"El maltrato no entiende de países, religiones o niveles de estudios. Mi agresor es médico", explica Jihane, ingeniera de caminos. "Al principio eran insultos. Un día llegó la primera bofetada, luego una paliza y llegó a querer matarme".

Cuando estás feliz es cuando puedes transmitir un poco de felicidad a tus hijas. Y eso es lo que quiero Patricia Rosmalen (51 años)

La holandesa Patricia Rosmalen (51 años) no quería reconocer que su marido le maltrataba. "Lo peor era que él negaba mi propia existencia. Pasó de proferir una enorme colección de insultos a llegar a casa y ni siquiera saludarme". Tras 23 años de relación, Patricia ha decidido ser libre: "Ha pasado un año y medio pero tengo claro que no quiero que vuelva. Cuando estás feliz es cuando puedes transmitir un poco de felicidad a tus hijas. Y eso es lo que quiero. Esto voy a superarlo. Lo tengo clarísimo".

Para ayudar a estas mujeres, 10 entidades se han unido en la Red de Asociaciones de Mujeres Maltratadas Supervivientes (RAMMAS). En ella está la asociación de Ana María Albero (47 años), murciana presidenta de la Asociación de Hombres y Mujeres en Acción Positiva. Cuando conoció a su ex pareja hace 17 años no pensó que, un día, él llegaría encañonarla con una escopeta. Mientras trabaja para ayudarse a sí misma, Ana María ayuda a otras mujeres a salir de la violencia: "Solo coger la mano de una mujer y poderla acompañar a la primera comisaría a denunciar ya me da una inyección de energía".

¡Quiero chillar a todo el mundo que se puede salir! Jihane Tber (35 años)

Mónica, ecuatoriana de 43 años, no da su apellido porque sigue estando amenazada. Visitadora médica en Ecuador, con un marido alcohólico, huyó de su país para evitar las constantes palizas. "Los países latinos tienen sociedades muy machistas donde es normal que el hombre maltrate a la mujer". La desesperación le llevó a dejar allí a sus hijas, con las que se reencontró en España al venir su marido. Aquí él siguió agrediéndole, incluso en momentos en que había visitas en casa. En camino hacia la superación, Mónica sonríe cuando cuenta el proyecto de empresa que está preparando con otras mujeres maltratadas.

Desde que Ana Belén Corrales (34 años) decidió que su novio nunca más le volvería a poner la mano encima, lucha por ayudar a otras mujeres impartiendo talleres de artesanía, su profesión, en una asociación. Jihane se niega a ser una víctima: "Nuestro problema es que amamos demasiado y a veces no nos amamos suficiente a nosotras mismas. Nadie tiene derecho a ponerte la mano encima. ¡Quiero chillar y decirle a todo el mundo que se puede salir de esto!".

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS