Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Xunta quitará fondos a los alcaldes insumisos al canon de la basura

El Gobierno presiona a los rebeldes para que cedan o abandonen Sogama

El presidente de la Xunta durante la rueda de prensa
El presidente de la Xunta durante la rueda de prensa

La Xunta prepara un blindaje legal ante la incipiente rebelión de alcaldes contra la subida del canon que abonan los municipios a Sogama, la empresa pública de tratamiemiento de basuras. Unos 80 regidores de todos los partidos excepto el PP han amenazado con declararse insumisos y no abonar sus cuotas. Aunque los representantes municipales del partido en el Gobierno han evitado críticas públicas, la ejecutiva de la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp) acordó, con el apoyo de todas las fuerzas políticas, solicitar a la Xunta que la subida se aplique de modo paulatino. El Ejecutivo de Feijóo no parece dispuesto a ceder y además se guarda una carta legal en la manga: una disposición que permitiría retirar fondos que la Administración reparte entre los municipios a aquellos que no paguen la factura de Sogama.

 La medida está prevista en el proyecto de Ley de Presupuestos, en trámite parlamentario, en la que se prevé elevar el canon municipal por tonelada de residuos de 55,91 a 74,64 euros más IVA, un 33,5% más. Si los ayuntamientos deciden endosarle la subida a los ciudadanos, el recibo de la basura se incrementaría en unos 12 euros al año. Al tiempo que la Xunta presentaba esa medida, ya se estaba vacunando también contra la previsible reacción de los alcaldes. En la misma disposición adicional a los Presupuestos que consagra la subida del canon, se establece que a los municipios morosos se les retendrá la cantidad correspondiente descontándola del Fondo de Cooperación Local que la Xunta reparte entre los ayuntamientos.

El presidente Feijóo insistió ayer, en su comparecencia semanal tras el Consello de la Xunta, en transmitir un mensaje de firmeza ante los alcaldes. Y reiteró lo que ya había dicho hace unos días: “No es obligatorio estar en Sogama. Si tienen otro modelo más barato, pueden irse. Estamos hablando de un coste para el ciudadano de un euro al mes. Y además tampoco es obligatorio que se repercuta en el recibibo de la basura”.

Hasta tal punto va en serio la invitación a abandonar la empresa pública de tratamiento de basuras que el PP pretende regular esa posibilidad a través de una de los enmiendas que ha presentado a los Presupuestos de su propio Gobierno. La propuesta de los populares consiste en establecer que el nuevo canon será obligatorio para las entidades locales adheridas a Sogama, salvo que estas, en el plazo de dos meses, “envíen el acuerdo del órgano competente” por el que “se desiste” de continuar llevando los residuos urbanos a la empresa pública.

Feijóo se ha mostrado tan molesto en los últimos días por la actitud de los alcaldes que incluso se enzarzó en una polémica con el de Vigo, el socialista Abel Caballero, sobre los impuestos municipales en esa ciudad. Y ayer amagó con volver sobre lo mismo: “A lo mejor hay que clarificar cómo se subieron las tasas en cada municipio y ver cuáles son los alcaldes que están protestando”. La Xunta alega que la reforma eléctrica del Gobierno central ha reducido los ingresos que obtenía la empresa pública, participada al 49% por Gas Natural Fenosa, y si no busca otras formas de recaudación estaría en riesgo de bacarrota. “Sogama no puede quebrar, porque entonces los municipios se encontrarían con un gravísimo problema: no tendrían a donde llevar sus residuos”, argumentó el presidente.

Los alcaldes van a intentar ahora negociar con el conselleiro de Medio Ambiente, Agustín Hernández, la posibilidad de escalonar la subida, una solución sobre la que Feijóo no se quiso pronunciar. Los regidores de los partidos de la oposición quieren al mismo tiempo endurecer la protesta. Los socialistas, por ejemplo, amenazan con un encierro. Pero el mayor problema para Feijóo es el malestar de los alcaldes de su propio partido, que en los últimos años ya se han enfrentado a la Xunta por asuntos como las fusiones de municipios.