Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puig asegura que el fin de Canal 9 es un “golpe mortal” al valenciano

Los socialistas rememoran en Castellón 30 años de la Llei d'Ús i Ensenyament

Jesús Huguet se dirige al escenario para hablar durante el acto de este lunes en Castellón.
Jesús Huguet se dirige al escenario para hablar durante el acto de este lunes en Castellón.

Los socialistas valencianos rememoraron ayer en Castellón los 30 años de vigencia de la Llei d’Ús i Ensenyament del Valencià (LUEV) reconociendo los avances que supuso en la implantación de la lengua pero criticando los “retrocesos” sufridos durante veinte años de gobierno del Partido Popular. La fecha es simbólica. Es el mismo día en que el gobierno del expresidente Joan Lerma (presente en el acto) consiguió llegar a un acuerdo con todos los grupos en una reunión en Alicante. “Un 18 de noviembre conseguimos convencer a todas las fuerzas políticas y no tener votos en contra porque queríamos una implantación a lo largo del tiempo”, recordó Ciprià Ciscar, quien fuera el máximo impulsor de la ley.

El secretario general del PSPV-PSOE, Ximo Puig, hizo servir el aniversario de la LUEV para recordar que el partido se erigió entonces como defensor de las demandas de los valencianos y que puede volver a hacerlo. “Ahora salen partidos que dicen que el PP y el PSOE somos los mismo. ¿Cómo es posible? Es evidente que no somos lo mismo”, dijo ante su audiencia, básicamente formada por miembros del partido.

Puig explicó cómo el PSPV “dio un paso adelante” que desembocó en el “milagro” de tener a una buena parte de la población educada en valenciano. Pero se centró en las reivindicaciones. “No es posible que se pretenda acabar con RTVV”, dijo. Para el dirigente socialista, la decisión del Consell supone dar “un golpe mortal al valenciano” y volvió a recordar que, si se cierra Canal 9, en “unos meses” habrá un gobierno socialista que la volverá a poner en marcha. También Ciprià Ciscar criticó duramente esta decisión que coincide con la fecha simbólica del 30 aniversario de la LUEV. “Se ha planteado una agresión sobre un aspecto fundamental, el cierre supone atentar contra el autogobierno y el uso de la lengua de los valencianos”, apuntó. Ciscar reconoció los avances dados desde que se aprobó esta ley (de la que señaló los esfuerzos para lograr un consenso para que se aprobara sin votos en contra), pero señaló los retrocesos actuales. “En veinte años de gobierno, la derecha no ha cambiado ni anulado la ley pero sí ha supuesto un retroceso por su falta de convicción y compromiso”, dijo.

Ciscar, que habló antes que el líder de los socialistas valencianos, le dio paso anunciándole como el impulsor del “cambio político” en la Comunidad Valenciana. “Hay un retroceso y Ximo (Puig) tiene la fortaleza de llevar adelante el proceso, no solo para hacer viable la LUEV, sino para reconstruir un país que exige modernidad”, manifestó. El secretario general del PSPV-PSOE recogió el guante y terminó el acto de conmemoración del aniversario con alegatos de tinte preelectoral en los que recordó que el presidente del Consell “habla en castellano”.

Ciscar:“La derecha no ha cambiado la ley pero sí ha supuesto un retroceso”

Sobre el cierre de RTVV, aseguró que no se trata más que de otra muestra de “desprecio” del presidente valenciano a la lengua y al autogobierno. “Si no tenemos un medio de comunicación en valenciano es imposible que tenga recorrido de futuro, debemos pedir a Fabra que rectifique”. Junto al cierre del ente público, Puig habló de la marcha atrás en la enseñanza y el uso del valenciano. “Aunque la ley sigue vigente, después de veinte años, se observa un retroceso que se da en la enseñanza y en el uso”, afirmó para volver a reiterar la necesidad de un relevo en el Palau de la Generalitat.

En el acto, celebrado en el Teatre Raval de Castellón, participaron también Jesús Huguet (miembro del Consell Valencià de Cultura), Josep Palomero (de la Acadèmia Valenciana de la Llengua) y la secretaria de política lingüística del PSPV, Carmelina Pla. Huguet habló del avance que supuso la LUEV y de la política actual del PP que busca “deshacer el camino andado”, pero no olvidó los recortes que repercuten en el desarrollo de la ley como la “casi eliminación” de las oficinas de dinamización lingüística. Palomero, por su parte, introdujo la idea de que es necesario mejorar la ley en el futuro, “como ya lo hizo la Generalitat catalana”. Carmelina Pla denunció que el PP no ha puesto en marcha "políticas decididas" de normalización. "El PP no quiere ni a la lengua ni su identidad".