Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Torre Agbar de Barcelona se convertirá en un hotel de la cadena Hyatt

Aguas de Barcelona vende el edificio de Jean Nouvel al fondo Emin Capital

La torre Agbar, en la Plaça de les Glòries, Barcelona.
La torre Agbar, en la Plaça de les Glòries, Barcelona.

La Torre Agbar de Barcelona se convertirá en el primer hotel que la cadena estadounidense Hyatt, que cuenta con establecimientos en edificios emblemáticos de los cinco continentes, abre en España. El grupo Aguas de Barcelona ha vendido la torre diseñada por el arquitecto francés Jean Nouvel al fondo Emin Capital, que lidera Jordi Badia, por una cantidad que oscila entre los 150 y los 250 millones de euros, según publicaron ayer Expansión y La Vanguardia.

El Ayuntamiento de Barcelona, a través de la segunda teniente de alcalde, Sònia Recasens, aseguró ayer que está al corriente de la operación. “Estamos orgullosos de atraer inversiones internacionales”, celebró Recasens, que también recordó que la reforma de la plaza de les Glòries debe convertirla “en una plaza para los ciudadanos”.

La transformación en un hotel de la Torre Agbar supondrá un cambio en la licencia de uso y modificar el planeamiento urbanístico. La torre fue un proyecto llaves en mano de la inmobiliaria Layetana para la compañía de aguas que la inauguró en 2005 y la compró hace tres años por 165 millones.

En el edificio trabajan unas 700 personas para las que el grupo controlado por Suez Environment deberá buscar una nueva ubicación.

Obras en Glòries

De hecho, la casualidad quiso que la noticia de la operación se publicara el mismo día que el Consistorio comenzó las obras de transformación del nudo viario por el que cada día circulan 150.000 vehículos, además de tranvías, autobuses y el metro por el subsuelo.

Las obras, que se alargarán hasta febrero, son previas al derribo del anillo viario y consisten en la redistribución del tráfico. Se conectará la calle de Badajoz con la de la Independència en sentido montaña en el tramo entre las avenidas Diagonal y Meridiana, y también se unirá la calle de Castillejos para que los vehículos puedan cruzar la Diagonal en sentido mar (actualmente la calle queda cortada). Estas obras, junto con la conexión a un mismo nivel de la calle de la Marina con las de Tànger y Ali Bei, los cambios de sentido de las calles Ciutat de Granada (será en sentido mar) y Llacuna, crearán una trama de circulación que integrará en Eixample el tráfico que ahora discurre por la plaza. El anillo y las rampas se comenzarán a demoler a partir de febrero.