Díaz atrae a todos los barones del PSOE

Los secretarios generales de las federaciones socialistas confirman su asistencia al congreso andaluz que situará a la presidenta de la Junta al frente del partido

Susana Díaz y José Antonio Griñán, en el último comité director del PSOE.
Susana Díaz y José Antonio Griñán, en el último comité director del PSOE.JULIÁN ROJAS

Ha recibido calificativos superlativos desde todos los puntos cardinales. Desde mirlo blanco del PSOE, a la supernova socialista, pasando por la Usain Bolt del socialismo. Se llama Susana Díaz Pacheco, sevillana de 39 años, y será también a partir del 23 de noviembre la secretaria general del PSOE de Andalucía. Su papel en la Conferencia Política del pasado fin de semana ha subido aún más sus acciones en un partido ayuno en liderazgo y que pretende recuperar credibilidad social. Tanto, que en el congreso extraordinario del PSOE andaluz no cabrá un alfiler. Los secretarios generales de todas las federaciones socialistas han asegurado que asistirán a esta cita de tan solo dos días (23 y 24 de noviembre) en Granada, según fuentes de la dirección.

El expresidente de la Junta, presidente federal del partido y secretario general del PSOE andaluz, José Antonio Griñán, ha llamado personalmente para invitarlos a todos los barones socialistas y la respuesta ha sido en todos los casos afirmativa.

Es habitual una presencia de dirigentes de otras federaciones, además del secretario federal en la clausura, en los congresos andaluces, pero en esta ocasión se van a batir todos los récords. Si hace unas semanas se hablaba de un millar de asistentes entre delegados e invitados, ahora las previsiones hablan de 2.000 personas en el palacio de congresos de Granada. Alfredo Pérez Rubalcaba, al que Díaz ha apuntalado en la conferencia de Madrid, abortando cualquier maniobra de desestabilización, intervendrá en el cierre del congreso. Díaz dijo el martes pasado que su prioridad es Andalucía. De momento.

El lema del congreso girará en torno a la unidad del partido

El lema del cónclave girará en torno a la palabra unidad, algo a lo que ha apelado Susana Díaz desde que fue elegida presidenta de la Junta. El propio Griñán ha admitido en alguna ocasión que él nunca logró la cohesión interna del partido cuando asumió la secretaría general en la primavera de 2010.

Al congreso van todas las agrupaciones provinciales unidas en torno a Susana Díaz que conoce del derecho y del revés y de arriba abajo cómo es un congreso. También sus tiempos. Hasta que no ha pasado la conferencia federal no se ha puesto a trabajar en el congreso, según dicen algunos, aunque otros también afirman que conoce perfectamente el nombre de los casi 800 delegados con derecho al voto.

La principal incógnita del congreso se centra en la continuidad o no del hasta ahora vicesecretario general del PSOE, Mario Jiménez, y del encaje que tendrá la potente agrupación de Jaén en la próxima dirección. Esta provincia, la segunda en número de militantes tras la de Sevilla, quedó fuera de la ejecutiva en el anterior congreso. Los socialistas jiennenses fueron clave en el 30% de voto de rechazo que tuvo Griñán en su elección como secretario general. Durante el proceso de primarias para elegir al candidato a la Junta, Díaz fue trenzando alianzas con todos los sectores del PSOE andaluz no tanto para la formación del Gobierno que ella preside como con vistas a la composición de la nueva dirección.

Por ahora hay pocas pistas sobre el futuro inmediato de Mario Jiménez, una de las tres personas, junto con la propia Díaz y el ex vicesecretario Rafael Velasco (hoy día retirado de la política), de las que se rodeó Griñán cuando accedió a la secretaría general del PSOE andaluz. Lo que sí hay son especulaciones. En este sentido, muchos sitúan a Jiménez, que es senador por la comunidad autónoma, en la órbita federal, aunque no ahora mismo porque no hay espacio libre para él.

La asistencia al cónclave de Granada se ha duplicado

Dirigentes socialistas creen que Díaz tendrá que presentar una ejecutiva muy distinta a la actual y que eso implicará muchos cambios. Jiménez es hasta ahora el que lleva el día a día del partido y las relaciones políticas con Izquierda Unida, socio del PSOE en el Gobierno.

Al ser un congreso extraordinario, no habrá ponencia marco. Griñán, que desde que dimitió como presidente ha cedido todo el protagonismo institucional y partidario a su sucesora, presentará su informe de gestión la mañana de la primer día del congreso que recibirá un apoyo abrumador. Luego se abrirá el plazo de presentación de candidaturas a la que que solo está previsto que se presente la socialista sevillana. Habrá dos mesas de debate sobre igualad, que presidirá Amparo Rubiales, y otra sobre el Estado social, que dirigirá la consejera de Hacienda, María Jesús Montero. La nueva ejecutiva se votará el domingo por la mañana.

Aunque siempre cuando se habla de un congreso socialista se dice que se sabe cuándo empieza pero no como acaba, en esta ocasión es más una cautela que una previsión.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS