Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Calabuig y Parra declaran por el Banco de Valencia

Pedraz investiga la concesión de créditos a la familia Calabuig para tomar el control de la compañía de aguas

El juez Santiago Pedraz interrogará esta semana como imputados al exconsejero delegado del Banco de Valencia Domingo Parra y al presidente de Aguas de Valencia, Eugenio Calabuig, en la causa abierta para investigar la concesión de créditos a la familia Calabuig para tomar el control de la compañía de aguas.

El magistrado ha citado a Eugenio Eugenio Calabuig para comparecer mañana y a Parra y su mujer, María José Aznar, dos días después. También están llamados a declarar como imputados otros cuatro miembros de la familia Calabuig: Enrique, que comparece mañana martes; y Celia, Pedro y Mercedes, que lo harán al día siguiente.

Las citaciones se enmarcan en la primera de las querellas presentadas por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob) contra los antiguos gestores del Banco de Valencia después de tomar el control de la entidad tras su intervención.

Según el texto de la denuncia, el banco concedió en 2008 dos créditos por un total de 48 millones de euros —que luego se convirtieron en 54— a la familia Calabuig, lo que permitió a ésta hacerse con el control de Agval, la sociedad que posee la mayoría de las acciones de Aguas de Valencia.

Estafa y apropiación

 El Frob, que acusó a los querellados de los delitos de estafa, administración desleal y apropiación indebida, señala que los créditos, que no han sido devueltos, fueron autorizados por el Comité de Riesgos, del que formaba parte Parra, gracias a la intervención decisiva de éste.

La concesión del préstamo, según la querella, tuvo como consecuencia que el banco, que hasta entonces era el máximo accionista de Agval, perdiera su posición de privilegio en Aguas de Valencia.

En la denuncia figura también, aunque sólo como partícipe a título lucrativo, el ex director financiero del Banco de Valencia y luego presidente de la entidad, Aurelio Izquierdo, que no ha sido citado por el juez.

El juez Pedraz ha admitido ya a trámite seis de las nueve querellas presentadas contra la antigua dirección del Banco de Valencia —ocho por el Frob y la otra por un grupo de accionistas minoritarios—, y está a la espera de recibir y estudiar los informes de la Fiscalía para decidir sobre las otras tres.

En las denuncias figuran un total de 41 personas como querelladas.