Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un documental para salvar un bosque

Un trabajo audiovisual relata la lucha contra el macrocentro comercial Porto Cabral

'SOS Comuneiros de Cabral', de Xisela Franco, se estrena a dos días de la decisiva asamblea sobre el acuerdo con Eurofund

Zona de Cabral, en Vigo, en la que se proyectó una gran área comercial.
Zona de Cabral, en Vigo, en la que se proyectó una gran área comercial.

Este domingo, los comuneros de Cabral tienen la última palabra sobre el macrocentro comercial que proyecta en Vigo la empresa Eurofund. Será el tercer intento de someter a votación si aceptan o rechazan el acuerdo de la compañía con la directiva de la junta directiva de la comunidad de montes, para hacerse con los 300.000 metros cuadrados que necesita para desarrollar en el monte de Liñeiriños el que será el mayor centro comercial de Galicia, denominado provisionalmente Porto Cabral. Los dos anteriores acabaron en altercados entre partidarios y detractores del proyecto, que se saldaron en mayo con tres detenidos y siete heridos.

Esa lucha que inició en enero una parte considerable de la populosa parroquia viguesa de Cabral, cuando una noticia en un periódico local los puso sobre aviso de la operación, es el argumento del documenal SOS Comuneiros de Cabral, de la periodista Xisela Franco, que se estrena este viernes en el Centro Cultural A Becerreira, pero que ya suma más de 1.500 visitas en YouTube. A lo largo de 35 minutos, el espacio recoge los testimonios y argumentos de los opositores, que denuncian el carácter “especulativo” del proyecto y su impacto sobre una de los bosques más valiosos de la ciudad. Ante la cámara de Franco desfilan líderes políticos de EU, BNG y Anova, el abogado Nemesio Barxa y el presidente de la Organización Galega de Montes en Man Común, entre otros. El documental incluye imágenes de las dos asambleas que acabaron en disturbios.

Xisela Franco, durante muchos años vecina de Cabral y con amplia experiencia en el mundo del documental, decidió realizar el trabajo de forma totalmente desinteresada, al vivir de cerca la gestación del movimiento opositor y su posterior batalla contra la junta directiva de la comunidad de montes, sobre la que se ciernen las sospechas de quienes rechazan el proyecto. El guionista, Alfonso Álvarez Canella, es profesor de Historia e investigador de los montes comunales. El trabajo de ambos fue casi artesanal. “Con una cámara, un micro y un ordenador, hoy todos podemos dar voz a temas que nos indignan o nos conmueven, para después compartirlos en Internet”, destaca la directora. Sin apenas tiempo para llevar a cabo su trabajo, Franco y Álvarez se lanzaron a realizar entrevistas y a indagar en el proyecto. “Era necesaria una acción directa y rápida para dar voz a la defensa de la gestión del monte, sistemáticamente silenciada por los medios locales, que han orquestado una campaña propagandística de desinformación”, lamenta Xisela Franco. Aún sorprendida por la avalancha de visitas al documental, la responsable de SOS Comuneiros de Cabral espera nerviosa la exhibición de la pieza este viernes y la posterior mesa redonda que se abrirá, en la que será probablemente la última ocasión de los opositores a Porto Cabral para tratar de convencer a los vecinos antes de la decisiva asamblea del domingo.

El principal argumento de rechazo consiste en la defensa del monte, pero abundan también las críticas a lo que se considera un proyecto basado en la especulación urbanística. Del lado de la junta de la comunidad de montes, mientras, se afirma que el motivo de la oposición es simplemente para provocar un cambio en la directiva. Los partidarios del proyecto consideran que las condiciones que recibiría la entidad (18 millones de euros) serían muy inferiores si se acudiese a la expropiación forzosa, a la que podría recurrir el Ayuntamiento al estar calificada la parcela como uso dotacional. Las cifras que maneja Eurofund pasan por una inversión de 500 millones de euros y la creación de hasta 5.000 puestos de trabajo. Son datos que la oposición a la junta rectora considera inflados. “Estamos ante el inicio de otro gran pelotazo”, lamenta Xisela Franco.

Más información