Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un dirigente de CDC increpa a Rivera desde la zona del público del Parlament

Víctor Terradellas, responsable de relaciones internacionales de Convergència, a Jordi Cañas: "A mi tú no me mandas callar"

El pleno del Parlament ha vivido esta mañana una escena cuanto menos insólita. En un Parlament cuyos diputados intentan guardar las formas y limitar los gritos y aplausos -algunos con más éxito que otros-, el episodio ha sorprendido: una persona que estaba sentada entre el público se ha puesto a increpar a Albert Rivera mientras el líder de Ciutadans hacía su pregunta al presidente de la Generalitat, Artur Mas. La sorpresa en el grupo de Ciutadans ha llegado al descubrir que la persona que increpaba a Rivera es Victor Terradellas, responsable de relaciones internacionales de Convergència y miembro de la dirección del partido. 

El palco del Parlament está situado justo detrás de los diputados. Las dos primeras filas están reservadas para la prensa, y el resto para el público que asiste a los plenos. Estas zonas están abarrotadas habitualmente cuando los grupos preguntan al presidente de la Generalitat, Artur Mas. Y como los escaños de Rivera y el de David Fernández, líder de la CUP, están situados en el punto más alto del hemiciclo, cuando las cámaras les enfocan se ven por televisión las filas reservadas a prensa.

Cuando Rivera ha preguntado a Mas, Terradellas, detrás suyo, estaba en una actitud poco acorde con las formas parlamentarias que se veía perfectamente en televisión: respaldado en el escaño que ocupa Fernández (durante la pregunta de la CUP ya se había visto a Terradellas comentado vistosamente la jugada con un diputado de CiU), a ratos con la cabeza encima de las manos, con la cara ligeramente desencajada. En la segunda intervención de Rivera ha empezado a increpar al diputado. Primero, con una carcajada irónica, y después reprendiéndole por su intervención. El portavoz de Ciutadans, Jordi Cañas, le ha pedido silencio, a lo que Terradellas ha respondido: "A mi tu no me haces callar". Tras una breve discusión, que ha obligado a Rivera a interrumpir su respuesta durante unos segundos, Terradellas ha callado. Más tarde, un ujier le ha pedido, por decoro, que dejara de apoyarse en el escaño de Fernández.

Terradellas, pese a ser dirigente de CDC, ocupaba la zona reservada para la prensa y los responsables de comunicación del Gobierno catalán. Acceder a estos asientos sin acreditación es complicado, puesto que los ujieres están muy atento para que nadie sin permiso se siente en esta zona. Terradellas, sin embargo, podía estar en estos asientos: el nacionalista accede a la cámara desde hace años con una acreditación de prensa de la revista Catalan International View, para la que colabora.