Andalucía sin ‘El Correo’

El periódico no sale a la calle por la huelga de sus empleados ante el retraso en los pagos El Grupo Alfonso Gallardo vende también su participación en 'Diario Jaén'

Concentración en defensa del periódico en el Ayuntamiento de Sevilla, ayer.
Concentración en defensa del periódico en el Ayuntamiento de Sevilla, ayer.JULIÁN ROJAS

Tras casi 115 años en los quioscos y más de 47.500 números, este martes El Correo de Andalucía no ha salido a la calle. Sí lo han hecho sus 53 trabajadores, quienes ayer comenzaron una huelga de cinco días para protestar por el retraso en los pagos y por la incertidumbre sobre el futuro de la cabecera tras la polémica venta del diario la semana pasada. La incertidumbre es tal que incluso los empleados, quienes se han vuelto a concentrar esta tarde en la Plaza Nueva de Sevilla, aseguran que desconocen quiénes son los nuevos propietarios del decano de la prensa sevillana.

El Grupo Alfonso Gallardo (propietario de la cabecera desde 2007) aseguró este lunes que la venta se realizó con el abogado y exconcejal del PP en el Ayuntamiento de Sevilla Luis Miguel Martín Rubio, “quien designó a la sociedad compradora, la empresa Rumbo & Chip Edutainment S.L., de la que es apoderado”. En cuanto a la operación, en la que mediaba el grupo inversor vasco Abra Invest, el Grupo Alfonso Gallardo desmintió que, por su parte, “haya habido alguna actuación fraudulenta en el contrato de venta del decano”. Martín Rubio ha asegurado a este periódico que su papel en la venta fue únicamente como intermediario entre ambas partes, a las cuáles puso en contacto tras el interés de vender la cabecera del grupo extremeño.

A través de ese comunicado, los anteriores dueños aseguraron también que “en la transacción no ha intervenido, ni mediado en modo alguno, Diego Israel Castrejón”, quien fue cesado ayer de su cargo como director del diario y a quien se había señalado como el nuevo dueño. Castrejón ha asegurado a este diario que la venta del periódico se hizo a través de Martín Rubio y que los nuevos propietarios le nombraron consejero delegado. Pero el abogado añade que detrás de la venta a Rumbo & Chip sí se encontraba Castrejón.

Los trabajadores inician este miércoles un encierro indefinido en la sede del periódico

Según Martín Rubio, Castrejón, interesado en comprar El Correo de Andalucía, había contactado con Abra Invest y les había asegurado que disponía de los fondos necesarios para hacerse con la cabecera. La venta se hace a través de la empresa participativa de este fondo Rumbo & Chip. Tras la compra, Abra Invest descubre que Castrejón no dispone de los fondos prometidos. Según Martín Rubio, Castrejón ya negoció sin éxito hace meses con el Grupo Alfonso Gallardo la venta del decano por eso en esta ocasión optó por usar al grupo inversor como mediador.

Castrejón aseguró el lunes que la empresa Rumbo & Chip fue quien compró la cabecera pero que, a mediados de semana, dio un "paso atrás” en la compra y fue entonces cuando él decidió responder "personalmente" y hacerse con la propiedad del periódico. El acuerdo de venta entre Castrejón y dicha empresa estaba previsto que se formalizara este martes pero, según Castrejón, debido a diferentes “presiones” el acuerdo fue cancelado y él cesado del puesto de director, en el que llevaba menos de una semana.

La venta de El Correo de Andalucía ha sido el primer paso dado por el Grupo Alfonso Gallardo para "disolver" su presencia en el mundo de la comunicación. La empresa ha informado este martes de que también ha vendido "la totalidad de su participación en Diario Jaén [59,27%] a un grupo empresarial jienense liderado por Eleuterio Muñoz González". Según el comunicado, la actuación forma parte de la política de desinversión que inició tras la firma de la refinanciación de su deuda en el año 2012.

A la concentración celebrada ayer en la Plaza Nueva, los trabajadores de El Correo de Andalucía han vuelto a salir a la calle este martes. Entre otras medidas, los empleados han decidido comenzar desde mañana un encierro indefinido en la sede del periódico, según fuentes del comité de empresa. “El proyecto necesita una empresa seria y con solvencia”, asegura la presidenta del comité, Iria Comesaña.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50