Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alcaldes y ediles protestan en Valencia contra la ley de reforma local

Cientos de funcionarios y políticos protestan contra la ley que quita competencias municipales

Los sindicatos advierten que pone en peligro 25.000 empleos en la Comunidad Valenciana

Funcionarios y políticos municipales en la protesta convocada este miércoles en Valencia contra la ley de reforma local.
Funcionarios y políticos municipales en la protesta convocada este miércoles en Valencia contra la ley de reforma local.

Los alcaldes o concejales de una docena de ayuntamientos valencianos se han sumado este miércoles a la protesta convocada por los sindicatos mayoritarios en la Administración local (CCOO, UGT y CSI·F). Regidores y funcionarios se han concentrado en Valencia en contra de un proyecto de ley de la reforma local que restará servicios públicos destinados a "los ciudadanos más necesitados" y que pone "en peligro 25.000 empleos" en la Comunidad Valenciana.

Se han solidarizado con la protesta los portavoces en el Ayuntamiento de Valencia del PSPV, Joan Calabuig, de Compromís, Joan Ribó, y de EU, Amadeu Sanchis. También han estado presentes los alcaldes de Buñol, Picassent, Picanya, Godella, Alaquás, Rocafort, L'Eliana, Manises y Serra y concejales de Sedaví y Xirivella. Las juntas de personal de 300 ayuntamientos y entidades públicas se han adherido a la protesta. 

Varias marchas sindicales que partían desde diferentes puntos de la ciudad han confluido en la plaza del Ayuntamiento y se han dirigido a la Delegación del Gobierno en la Comunidad  Valenciana, donde han presentado las resoluciones de las juntas de personal y comités de empresa de los ayuntamientos contra la reforma.

En una protesta organizada en toda España contra los recortes de competencias y atribuciones que tienen los consistorios. Esta reforma establece un "maremágnum" por el que diferentes servicios sociales destinados a los colectivos más desfavorecidos (dependientes, niños, mujeres maltratadas, familias sin recursos) "pasan unas veces a la Administración autonómica y otra a la central".

"No estamos en contra del solapamiento de servicios en la Administración, pero que no sea a costa de privatizar servicios en la administración local porque es la más cercana al ciudadano y, por ello, la que más se ha de cuidar", ha indicado la presidenta provincial del CSI·F, Paula Breñas.

Para UGT, el proyecto de ley pretende "acabar con el primer escalón de la administración, la más próxima al ciudadano, con las escoletes, guarderías infantiles, atención a las personas mayores, dependientes y mujeres víctimas de violencia machista", según el secretario general de Servicios Públicos en ese sindicato, Luis Lozano.

Ante esta situación, los sindicatos exigen al presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, "un gran acuerdo que garantice la calidad de esos servicios que van a ser externalizados o transferidos a otras administraciones".

"Queremos un compromiso que mantenga el empleo, porque esta reforma es una auténtica reconversión laboral que pone el peligro 400.000 puestos de trabajo en toda España (entre puestos directos e indirectos) en la Administración Local, 25.000 de ellos en la Comunitat", ha señalado.

Desde CC OO, Francisco Caballero ha denunciado una ley "recentralizadora, que ataca la autonomía local, al tiempo que atenta contra las personas", porque "un 85 % de los Ayuntamientos no va a poder seguir prestando los servicios que los ciudadanos les demandan".

Los grupos municipales en la oposición han secundado la protesta, encabezando la marcha junto a los sindicatos, y se han mostrado "radicalmente" en contra de una reforma que supone un "ataque a la autonomía local".

Según han asegurado, con la reforma los ayuntamientos dejarán de prestar servicios "muy importantes, como los sociales o educativos, lo que afectará a las personas que, con la crisis, lo están pasando peor".

"Estos servicios pasarán a las autonomías y, como la Comunitat no está en condiciones de asumirlos económicamente, dejarán de prestarse y muchos trabajadores públicos se quedarán sin trabajo", han dicho.