El Consell elude responder a las dudas sobre la fórmula 1 y la Ciudad de la Luz

Rafael Ripoll dice que se negocia con Ecclestone la “resolución del contrato”

El secretario autonómico de Cultura y Deporte, Rafael Ripoll, en las Cortes.
El secretario autonómico de Cultura y Deporte, Rafael Ripoll, en las Cortes.JOSÉ JORDÁN

Cómo comparecer durante cuatro horas en una comisión parlamentaria y no contestar a nada. El secretario autonómico de Cultura y Deporte, Rafael Ripoll, eludió este lunes responder en las Cortes Valencianas a todas las dudas que los diputados de la oposición plantearon sobre la fórmula 1, la Ciudad de la Luz o la política de compras del Institut Valencià d'Art Modern (IVAM), varias relacionadas con la legalidad de algunas decisiones. Y no fue porque no hablara, ya que se extendió en defender que los grandes eventos han situado a Valencia “en el mercado turístico global”, en desgranar una relación de gastos del gran premio de automovilismo de 2012 que los diputados ya conocían o en recalcar los argumentos que la Generalitat, “en coordinación con el Reino de España” (en realidad es obligatorio hacerlo así) ha empleado para recurrir la decisión de la Comisión Europea que obliga a vender la Ciudad de la Luz.

¿Qué informes avalaron la compra de Valmor Sport?,preguntó la oposición

¿Cuántas entradas se vendieron y cuáles fueron los ingresos obtenidos en esa edición? ¿A qué obedecieron 702.000 euros en arrendamientos, 799.000 en tasas e impuestos o 300.000 en “alquileres varios”? ¿Dónde están los informes que avalan la compra de la empresa Valmor Sport? ¿Se va a hacer otra vez la fórmula 1 o no? ¿Qué ha cambiado para que Bernie Ecclestone perdone ahora la penalización si se rescinde el contrato? ¿A cambio de qué? Fueron algunas de las preguntas que formularon la diputada socialista Eva Martínez, el portavoz de Compromís, Enric Morera, y el parlamentario de Esquerra Unida Lluís Torró sobre la fórmula 1.

La compra de la empresa Valmor, que era una empresa privada con 34 millones en pérdidas, obedeció a “la racionalización de la gestión de las sociedades públicas” y a la optimización de los “eventos relacionados con el motor” a través de la empresa Circuito del Motor y Promoción Deportiva. El Consell trabaja en “una resolución del contrato” con Ecclestone para que no haya penalización si la fórmula 1 ya no vuelve a celebrarse. Eso es todo lo que la oposición logró de Ripoll.

Más exiguo fue el bagaje con la Ciudad de la Luz. La Generalitat, “en coordinación con el Reino de España”, está negociando con la Comisión Europea “la venta ordenada de los activos y la posterior liquidación de la sociedad”, vino a decir Ripoll, que no respondió cuánto se ha pagado por incentivos a productoras para que rodaran en los estudios —se limitó a apuntar que esos patrocinios no estaban condicionados estrictamente a rodar en el complejo— y si se han iniciado acciones para recuperar ese dinero, como también exige la UE. Ni la socialista Martínez, ni Torró, de Esquerra Unida, ni en esta ocasión Josep Maria Pañella, de Compromís, consiguieron sacar nada nuevo en claro.

Quedó en el aire cuántas entradas se vendieron en la última prueba de F-1

“Faltaba incorporar a la colección del IVAM el arte contemporáneo asiático”, argumentado el secretario autonómico para justificar que el IVAM comprara por 440.000 euros 61 obras fotográficas a Gao Ping, cabecilla de la trama de blanqueo de capitales desarticulada en 2012 en la Operación Emperador. Ripoll añadió que el consejo rector del IVAM aprobó por unanimidad la adquisición, mientras el diputado socialista Juan Soto denunciaba “gravísimas anomalías” y añadía que se compró “un batiburrillo de obras de autores muy diversos” y consideró que el contrato era “nulo de pleno derecho” porque la compra se hizo en 2008 comprometiendo créditos de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50