Condenado a 24 años por violar y matar a su ex pareja en Vielha

El hombre mató a su ex mujer el día en que iban a firmar el divorcio El juez le impone 10 años por homicidio y 4 por violación

La Audiencia de Lleida ha condenado a un total de 24 años y nueve meses de prisión a Albino Iglesias Vieitez por violar y estrangular hasta la muerte a su ex pareja, Sabrina C., de 31 años, el mismo día que estaba previsto que ambos acudieran al despacho de un abogado para firmar el convenio regulador del divorcio.

La sentencia fija una condena de 14 años por homicidio, otra de 10 años por la violación y 9 meses por conducción temeraria, ya que después de cometer el crimen, el acusado huyó en coche en dirección a Francia y provocó dos accidentes de tráfico. También se le condena a indemnizar en 165.000 euros a los tres hijos y a la madre de la víctima.

El tribunal ha considerado probado que, sobre las seis de la madrugada del día 3 de noviembre de 2011, Sabrina, que hacía un mes que había abandonado el domicilio conyugal con una hija de dos años y se había instalado en casa de una amiga, acudió a la vivienda del acusado, en la que vivía con un hijo de 13 años.

Ella le dijo que tenía previsto irse a vivir a Tenerife con otro hombre que había conocido

El acusado pidió a Sabrina reanudar la relación, pero ella se negó y le dijo que tenía previsto irse a vivir a Tenerife con otro hombre que había conocido. Entonces él, presa de los celos, se enfureció y bajo la amenaza de un cuchillo la obligó a mantener relaciones sexuales. Después no la dejó marchar, sino que la llevó a una habitación contigua, la derribó en la cama y la cogió fuertemente por el cuello con las manos, apretándole hasta causarle la muerte por estrangulamiento.

El tribunal ha tenido en consideración a la hora de dictar una sentencia condenatoria el testimonio del hijo que convivía con el acusado y que se encontraba en su habitación cuando ocurrieron los hechos. El menor relató durante el juicio que se despertó por los gritos de Sabrina, que suplicaba a su padre que la dejara marchar y que en un momento determinado escuchó que la mujer “intentaba respirar pero no podía. Era como si intentara vomitar”, dijo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La sentencia señala que la relación de la pareja estaba marcada por el “carácter celoso del procesado”, lo que en ocasiones desembocaba en ciertos episodios amenazantes e intimidatorios frente a la víctima, según manifestaron varios amigos de ésta.

Durante el juicio, celebrado el pasado día 9 en la Audiencia de Lleida, el acusado reconoció haber discutido con su ex pareja, pero dijo que no recordaba nada de lo que había ocurrido ese día en su casa.

Después de matar a Sabrina, el acusado huyó en dirección a Francia y provocó dos accidentes por invasión el carril contrario. En el primero impacto en una rotonda con el remolque de un camión, pero no se detuvo y continuó la marcha y cuando había recorrido unos cuatro kilómetros chocó contra un camión.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS