Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Renta Corporación presenta la única oferta por la antigua sede de Telefónica

La inmobiliaria, en concurso de acreedores, ofrece 56 millones de euros

Interior del antiguo edificio central de Telefónica en Barcelona.
Interior del antiguo edificio central de Telefónica en Barcelona.

La inmobiliaria catalana Renta Corporación ha presentado una oferta por el edificio de la antigua sede de Teléfonica en la avenida de Roma, cuyos propietarios se hallan en concurso de acreedores. Según fuentes del sector, la promotora que preside Luis Hernández de Cabanyes pujó finalmente por el inmueble con una propuesta de 56 millones de euros, el mínimo que pedían la administración concursal, el bufete de abogados Jausas. Se da la circunstancia de que la inmobiliaria también está en concurso de acreedores desde el pasado mes de marzo, cuando tuvo que pedir la tutela judicial al arrastrar un pasivo de 185 millones de euros.

La antigua sede de Telefónica es uno de los activos cuya venta ha autorizado el Juzgado de lo Mercantil número 2 de Barcelona para cubrir las demandas de los acreedores de Cerep, una filial del fondo de capital riesgo Carlyle. Este se hizo con el edificio, de 38.000 metros cuadrados, por más de 220 millones de euros en 2008, justo cuando la burbuja inmobiliaria había tocado techo y empezaba a deshincharse. La intención era transformar el inmueble en 370 pisos, locales comerciales y aparcamientos, pero eso nunca se materializó.

Fuentes del mercado explicaron que Renta Corporación ha presentado la oferta junto a un grupo inversor. Ahora la administración concursal de Cerep deberá informar favorable o desfavorablemente. En el segundo caso, el edificio saldría a subasta al tratarse de la única oferta por el inmueble. En un primer momento, explican estas fuentes, por el edificio, también se había interesado por el inmueble Blackstone, el mayor fondo de inversión del mundo. Finalmente, este grupo de acabó retirándose de la puja antes incluso de llevar una oferta. Está previsto que la apertura de las plicas se produzca esta misma semana.

El inmueble, conocido popularmente como Edificio Estel, se convirtió el pasado verano en una mina de cobre muy codiciada. Los Mossos d’Esquadra detuvieron a 82 personas desde junio que robaban el cobre de su interior, pelando cables y levantando suelos y techos, con el deterioro que ello suponía. El Ayuntamiento de Barcelona también tuvo que intervenir tapiando los accesos al edificio.