Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rivera: “No me gusta como funcionan ni la Sindicatura ni el Tribunal de Cuentas”

La ponencia de la ley electoral del Parlament busca evitar por ley que Ciutadans burle el control de la Sindicatura de Cuentas

El líder de Ciutadans, Albert Rivera, ha sembrado este lunes dudas sobre las instituciones fiscalizadores para responder a las sospechas que rodean la fundación de su partido. Tribuna Cívica, con sede en Madrid, no está a sometida a ningún control público, ni de la Sindicatura de Cuentas ni del Tribunal de Cuentas. "No me gusta como funcionan ni el Tribunal de Cuentas ni la Sindicatura de Cuentas porque están designados por los partidos políticos, igual que el Tribunal Constitucional", ha dicho Rivera en una entrevista en TV-3. El líder de Ciutadans ha insistido en llamar al ente fiscalizador catalán "la sindicatura de CiU", una acusación que ya lanzó el jueves, tras conocerse que la Sindicatura no podía controlas las cuentas de Tribuna Cívica.

Al registrarla en Madrid, la fundación de Ciutadans ha escapado de todo tipo de control hasta 2013, ya que según la anterior ley de financiación de los partidos políticos, el Tribunal de Cuentas solo puede fiscalizar las fundaciones de partidos con representación en las Cortes. Rivera ha defendido la decisión de inscribir Tribuna Cívica en Madrid pese a que la entidad ha concentrado toda su actividad (un acto y dos colaboraciones con el partido) en Cataluña. "No crearemos una fundación autonómica para hacer actividades en otras partes de España", ha argumentado. Rivera ha mostrado durante toda la entrevista un absoluto desinterés por la fundación al ser preguntado por su continuidad -Ciutadans debe aportar 22.500 euros pendientes de su capitalización inicial- el año que viene: "No tengo ni idea. Me importa muy poco", ha asegurado.

Ciutadans tendrá una reunión con la Sindicatura de Cuentas para aclarar la situación, después de que el partido se comprometiera la semana pasada a aportar los presupuestos de Tribuna Cívica al ente fiscalizador catalán, que no podía estudiar a la fundación porque no entraba en su ámbito de su actuación. Los partidos políticos catalanes trabajan para que esta situación no se pueda repetir. A petición de Iniciativa, la ponencia que está redactando la ley electoral discutirá la necesidad de hacer cambios legislativos para evitar que las fundaciones de los partidos que se presentan en Cataluña puedan escapar del control de la Sindicatura de Cuentas, como ha ocurrido con Tribuna Cívica. CiU, ERC y PSC han aceptado la propuesta de los ecosocialistas. Ciutadans ha mostrado su enojo por la decisión.