La historia sigue viva entre los lectores más jóvenes

El V Congrés de Literatura Infantil i Juvenil Catalana tiene la historia como eje central

Si pese a la crisis que padece el sector literario aún queda algún género a flote este es el de la narrativa histórica. Miles de lectores se han emocionado con los héroes del sitio de Barcelona de 1714, las historias ocultas en las calles sevillanas de la edad media o los misterios de cátaros y templarios en el siglo XIV. Lo desconocido, las aventuras y el pasado atraen al público y son un material muy valioso en manos de un escritor. Igualmente atraen también al público de edades más tempranas, aunque no se trata de un auge puntual, sino de la aceptación de un género que desde hace décadas ocupa una parte significativa del mercado literario dirigido a los jóvenes catalanes.

En 1967 la escritora Maria Novell (1914-1969) publicó Les presoneres de Trabiz, una novela ambientada en las expediciones de los almogávares al exótico oriente. Con este libro se retomó una literatura histórica para los jóvenes que ya no ha dejado de producirse. Pero han sido muchos los factores que prácticamente obligaban a l’Assossiació d’Escriptors en Llengua Catalana a elegir este género como eje central del V Congrés de Literatura Infantil y Juvenil Catalana, que se convoca cada cuatro años y que hoy se cierra tras dos días de jornadas en el Born Centre Cultural (BCC).

“Estamos viviendo un momento histórico que, seguramente, dentro de unos años será novelado” dice la coordinadora del certamen, Marta Luna. El inicio de los actos para conmemorar en Tricentenario de los hechos de 1714 es inminente y esta será la primera edición que tendrá lugar en Barcelona. A todo eso se le añadía la posibilidad de emplazarse en el nuevo centro cultural del Born, construido a partir de los restos arqueológicos de la ciudad arrasada por las tropas borbónicas al final de la Guerra de Sucesión. Será también la primera vez que las jornadas se centran en un género concreto, pero parecía ser el momento idóneo para hacerlo.

Entre los participantes, la escritora Dolors Garcia, autora de Serena. La novela, publicada en 2012, explica la historia de una chica superviviente del terremoto que sacudió Barcelona en 1428 y ha tenido un gran éxito de acogida. También el creador de las aventuras del pirata Ala de Corb, Enric Larreula, participó y se refeirió a la recreación de personajes en determinados escenarios históricos. Unos escenarios que, siguiendo líneas románticas, aún tienden mayoritariamente a situarse en la Edad Media o, tal como explica Luna, “en las épocas en las que Cataluña vive una crisis o una situación de euforia”. Luna añade también que, aunque haya momentos históricos muy poco novelados, durante los últimos años los escritores “se han sentido con más libertad para empezar a hablar de los períodos de guerra o postguerra”.

En la literatura infantil y juvenil el escritor ha de tener la habilidad de atrapar a sus lectores recreando escenarios muy visuales y sensoriales, para conseguir que el niño pueda imaginarlos vivamente y meterse dentro de ellos. Pero hay otro factor que puede influir enormemente a mejorar y a hacer más atractivo el texto: la ilustración. Por eso el congreso ha dado un peso importante y ha invitado, además de editores, a escritores y profesores, a los ilustradores Ignasi Blanch, Jordi Vila y Oriol Garcia.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS