Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un ladrón de cobre con uniforme

Los Mossos detienen a un hombre que robó el cableado de 64 farolas, enmascarado en el traje oficial del servicio de limpieza de Barcelona

El detenido arrastra varios cables de cobre hasta su coche. Ampliar foto
El detenido arrastra varios cables de cobre hasta su coche.

Hacía dos meses que las farolas del barrio de Sant Martí, en Barcelona, estaban sufriendo una temporada complicada. Unos días estaban encendidas; al siguiente, apagadas. El Ayuntamiento ya lo había denunciado a los Mossos, pero estos seguían sin ninguna pista clara sobre el autor de esos robos, que acabaron costando al municipio 45.000 euros. “No había huellas, ni testigos”, recuerda el intendente jefe de la comisaría de Sant Martí, Emili Martínez.

Los robos acabaron costando al municipio 45.000 euros

Hasta que un día, un agente fuera de servicio de la comisaría vio a un hombre trasteando en una farola y arrastrando unos cables hasta un vehículo. Era de día, llevaba uniforme del Ayuntamiento y nada en su actitud hacía sospechar. De no ser porque llevaban dos meses robando el cable de las farolas del barrio. El agente se acercó y comprobó que el presunto operario llevaba un uniforme del servicio de limpieza del Ayuntamiento, y no del servicio técnico de mantenimiento, como debiera ser en estos casos. Días después, el 7 de octubre, los Mossos le detuvieron.

Acusan al hombre, de 37 años y nacionalidad española, de robar unos 2.400 metros del cable de 64 farolas. Todo con el mismo modus operandi: valiéndose del uniforme municipal y de una llave específica (que no se puede comprar en ferreterías), abría las cajas de registro, arrancaba los fusibles para cortar la corriente, cortaba los cables y los estiraba, de punta a punta de farola, que suelen ser unos 20 metros.

El detenido se encuentra en libertad con cargos y no tiene antecedentes de ningún tipo

El hombre se negó a declarar en sede policial, pero los agentes fueron por las chatarrerías de la zona y pudieron comprobar que el ladrón había vendido ahí el cobre. “No ha trabajado nunca para el Ayuntamiento ni para el área de Medio Ambiente. Tampoco sabemos cómo ha conseguido la llave de la caja de registros”, admite Martínez. Aunque, según fuentes del caso, el detenido tiene un familiar que habría trabajado en los servicios de limpieza del Consistorio.

El detenido se encuentra en libertad con cargos y no tiene antecedentes de ningún tipo. Según fuentes policiales, el hombre regentaba un bar que se vio obligado a cerrar, está separado y vive con sus padres. Eso llevó a los agentes a suponer que robaba el cable porque no podía hacer otra cosa. Su actuación ha tenido durante dos meses al barrio con apagones intermitentes en sus calles. “Los perjudicados reales aquí son los vecinos”, constata Martínez.