Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El arquitecto que desobedeció a la modernidad

El Centro Guerrero analiza la figura y la obra de Bernard Rudofsky, uno de los más innovadores creadores del siglo XX

Uno de los espacios de La Casa, en Frigiliana. Ampliar foto
Uno de los espacios de La Casa, en Frigiliana.

Para muchos de los que conocieron a Bernard Rudofsky (Moravia, 1905-Nueva York, 1988), fue solo el artista que escribió Arquitectura sin arquitectos, una de sus obras más influyentes. Sin embargo, fue mucho más: arquitecto, fotógrafo, diseñador de moda, comisario de exposiciones, profesor de universidad, crítico de los progresos de la época contemporánea e, incluso, abanderado de la moda ya que introdujo las sandalias en Estados Unidos. En definitiva, fue uno de los más innovadores creadores del siglo XX.

Bernard Rudofsky: Desobediencia crítica a la modernidad es el nombre que recibe el primer seminario a nivel mundial que se hace sobre el artista. El Centro José Guerrero de Granada, en colaboración con la Diputación y el Ministerio de Cultura, auspicia unas jornadas de tres días, desde este lunes hasta el miércoles 9, con la intención de dar a conocer la obra y la figura de Rudofsky; indagar en la contemporaneidad de la arquitectura tradicional y, sobre todo, para que sus creaciones y su filosofía dejen de estar en el anonimato.

Rudofsky era un autor singular, escribió un libro de recetas antropófagas, posó para la portada de la revista Life luciendo prendas que había comprado por un par de dólares en un mercadillo y fue coordinador de exposiciones en el Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York, entre otras muchas cosas. Pero sin duda, lo que más llama la atención de este arquitecto es que su última creación está entre olivos en el pueblo malagueño de Frigiliana. En 1971, el artista construyó La Casa, como él la denomino, respetando su idea de “arquitectura popular”, para veranear con su mujer, Berta, y para estar cerca de su amigo José Guerrero.

El artista construyó La Casa en Frigiliana (Málaga) para poner en práctica su admiración a lo popular

“La figura del arquitecto es conocida fuera de España, pero en nuestro país no tanto. Lisa Guerrero fue la primera persona que nos habló de él. En 2006, nos advirtió de los peligros que acechaban la conservación de La Casa”, cuenta Yolanda Romero, la directora del Centro José Guerrero y del seminario. El centro empezó a indagar sobre la figura y además sobre la forma de mantener su patrimonio. Finalmente, en 2011 el inmueble fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) por la Consejería de Cultura.

“Entre los objetivo del seminario está contribuir a la protección del patrimonio histórico popular. El arquitecto, en los años 60, ya denunció cómo estaba siendo objeto de tremendas agresiones”, aclara Romero. “En su libro Arquitectura sin arquitectos, hay fotografías que reflejan este concepto, como imágenes de las cuevas de Guadix hasta las plazas y las calles populares de nuestro país”, continúa explicando la directora. “Rudofsky fue una de las primeras voces en reclamar la importancia de la arquitectura popular, impregnada de una gran profundidad de valores, frente a los diseños a los que estamos acostumbrados. El artista hablaba que una de las grandezas de lo popular es que no está de moda. Y ahí radica uno de sus grandes valores”, matiza.

“Para él la identificación de consumo igual a felicidad era lo más criticable. Y cuestionaba constantemente el control que la moda ejerce sobre nosotros. Rodofsky vuelve la mirada a esa arquitectura serena, bella, inteligente, a los paisajes tradicionales”, cuenta Mar Loren, también directora del seminario y otra de las ponentes junto a Felicity Scott, Alberto Ferlenga o Giancarlo Cosenza, que son los más destacados conocedores de la obra del polifacético artista.

En 2014 se cumplen 50 años de la publicación de Arquitectura sin arquitectos, y el Centro José Guerrero ha preparado, además de estas jornadas, la edición del primer libro en español sobre el arquitecto y una exposición que se inaugurará en primavera, que consistirá en dibujar al personaje que él creó. “Una parte de la muestra estará dedicada a La Casa, se analizará su trabajo como comisario de exposiciones, se centrará en otros aspectos del artista como su faceta de diseñador de moda, de telas, de mobiliario y habrá una muestra de su perfil como fotógrafo, mediante el que enseña su interés por la cultura popular”, desvela Romero. “Se expondrá por primera vez parte de una de las colecciones más importantes que hay sobre Rudofsky y que está en el Centro Guetty en Los Ángeles. Es una colección monográfica, que contiene diapositivas personales que nunca se han expuesto e imágenes de toda su obra arquitectónica distribuida por la geografía que él habito”, añade Loren.