Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tren de Vigo a A Coruña tendrá en un año el sistema ERTMS

La investigación de accidentes duró el pasado año una media de nueve meses

La vía férrea entre Vigo y A Coruña, por la que circulan cada día más de veinte trenes en cada sentido, contará el año próximo, cuando entren en servicio todos los tramos reformados para la alta velocidad, con el mejor sistema de control de frenado, el ERTMS. Ese es el dispositivo que en la línea Ourense-Santiago está instalado solo hasta cuatro kilómetros antes de la curva de Angrois en la que el 24 de julio descarriló el Alvia, que a su vez llevaba desconectado dicho sistema. El anuncio de la extensión en Galicia del ERTMS lo hizo ayer el secretario de Estado de Infraestructuras, Rafael Catalá, en su comparecencia en el Congreso para informar de los presupuestos del Ministerio de Fomento para 2014. En ese foro intervino también Gonzalo Ferre, presidente de Adif, la empresa pública gestora de las vías férreas. Sobre el accidente de Santiago criticó que “hay mucha gente hablando sin saber de lo que habla y diciendo cosas sin haberse esperado a que los peritos y los técnicos se pronuncien”.

La crítica verbalizada por Ferre es similar a que Adif viene formulando en sus recursos contra la instrucción del caso que está realizando el juez Luis Aláez, al que censura sus “afirmaciones huérfanas de análisis y de justificación técnica” por no esperar a que lo asesoren los peritos que él mismo nombró. La intervención de Ferre también dejó en el aire, pese a las preguntas del BNG, si el AVE a la Meseta se construirá por completo en vía doble o se abrirá inicialmente con solo un carril.

Balance de accidentes

La Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios (CIAF) de Fomento acaba de hacer público, como todos los años por estas fechas, su balance anual sobre los siniestros que analizó de todos los ocurridos en 2012, cuyos informes particulares va divulgando a medida que finaliza. La CIAF descarta de oficio los incidentes más leves y los suicidios, así que de los 80 sucesos ferroviarios que se le notificaron el año pasado investigó solo 23 y empleó en ello una media de nueve meses, algo menos que los 9,29 meses que tardó en analizar los 24 casos de 2011. Cuando se produjo el accidente de Santiago, fuentes de la CIAF aseguraron que en accidentes graves como el de Santiago la comisión vuelca todos sus esfuerzos para reducir al máximo esas medias.

 

Más información