Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas pide a Europa que deje de ignorar el proceso soberanista catalán

El presidente catalán dice que cuando Cataluña "sea libre" no levantará fronteras ni muros

A menos de 24 horas de iniciar su séptimo viaje a Bruselas desde que es presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha reclamado este domingo a las autoridades europeas que “miren con lupa” el proceso soberanista catalán, que lo dejen de ignorar y que cesen las advertencias sobre las consecuencias negativas de la secesión.

Ante 15.000 personas que, según el partido, acudieron a la fiesta de Convergència (CDC) en Igualada (Barcelona), Mas ha empleado un tono épico en todo su discurso. “El movimiento de la libertad de Cataluña es el más democrático, claro, fuerte, pacífico, ilusionador y entusiasta que está viviendo Europa”, ha dicho. “Debería interesar a la Europa que solo se fija en el poder de los estados”, ha advitido, antes de vaticinarar que “si somos libres veréis una Cataluña libre dentro de una Europa que será la representación de los pueblos y estará al servicio de la gente”.

La “libertad” llegará, según Mas, el día que se celebre la consulta sobre la independencia, palabra que sigue sin emplear, y “una mayoría clara” de catalanes vote por ello. Ese será “el día de la verdad, y se producirá, “si podemos, en 2014”, ha dicho. Mientras tanto, ha animado a los catalanes a seguir “luchando de manera pacífica”. En esa arenga, Mas ha remachado que “la libertad no se regala, se conquista por la fuerza de la razón y el sentimiento”.

El presidente catalán ha descartado cualquier consecuencia negativa en caso de secesión y ha pedido que se desoiga “la campaña del miedo” procedente de “dentro de España” y las advertencias de las autoridades de la Unión Europea. Son “gente que representa a los estados” y que tiene como máxima “cuantos menos problemas, mejor”, dijo. Sin citarlos, se refería a los comisarios europeos Joaquín Almunia y Michel Barnier, que en los últimos días han advertido que Cataluña saldría de la Unión Europea si se independizara. “No hagáis caso, porque Europa sabe que las fronteras son el pasado y no se pueden levantar", ha apostillado.

El presidente catalán

tiene previsto reunirse este lunes

con dos vicepresidentes

y un comisario europeos

Mas tiene previsto reunirse este lunes en Bruselas con el vicepresidente Olli Rehn, comisario de Asuntos Económicos y Monetarios; con el vicepresidente Maros Sefcovic, comisario de relaciones interinstitucionales y administración, así como con el comisario de Empleo, Asuntos Sociales e Inclusión, Lazslo Andor. No será recibido por el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso. “Por cuestiones de agenda”, según el portavoz comunitario. La Generalitat lo desmiente y niega que haya pedido la entrevista.

En ese panorama optimista Mas también ha dicho que la independencia no comportará el aislamiento, sino “ganas de convivir con todo el mundo y con el resto de los pueblos de España”. Esos territorios, dijo, “no son nuestros enemigos”, y Cataluña quiere “convivir con ellos”, pero de manera “emancipada y sin renunciar a lo que somos”.

En ese escenario de una Cataluña independiente, el presidente de la Generalitat ha anunciado que “no levantarán fronteras ni muros y los camiones seguirán circulando hacia Francia, “norte allá”, como decía Espriu, a quien Mas ha citado para referirse a sus conocidos versos que pedían a Sefarad que “escuchara la voz de aquellos pueblos que le hablan en lengua no castellana”.

Por el contrario, ha calificado al “Estado español”, de “poco comprensivo y miope político” porque “siempre se ha hecho el sordo y lo venimos diciendo desde hace muchos años”. El líder nacionalista afirmó que, en contra de lo que se dice, las fuerzas políticas catalanes han estado más de un siglo “construyendo puendtes de diáologo” con España con la intención de “hablar, pactarm negociar y ayudarnos mutuamente”.

“No levantaremos ni fronteras

ni muros y los camiones

seguirán atravesando

Cataluña hacia Francia”

Con ERC en la segunda república hasta la Lliga a primeros del siglo XX, dijo Mas, o CiU en la España democrática. Esa estrategia ha fracasado, vino a decir, y la situación política catalana actual se explica porque “la mayoría de la población se ha dado cuenta de que [“el Estado español”] no nos comprende, nos quiere arrodillados y obedientes”. Y ha puesto como ejemplo el impedimento para usar el catalán y la falta de conexión del AVE con Francia.

Así las cosas, Mas ha dicho que CDC “siempre ha de acompañar al pueblo. A su lado, ni un paso por delante ni uno más atrás”. De ahí el seguidismo total a la reivindicación independentista expresada en la cadena humana y en la Diada de 2012.

En otro momento, el dirigente nacionalista ha replicado a Pere Navarro, primer secretario del PSC, quien el sábado le acusó de “traición” por la resolución del Parlament de llevar la consulta al Congreso. “La traición hubiera sido no mirar hacia delante y no estar a la altura de la gente que salió a la calle”, dijo. Por su parte, el presidente del consejo nacional de Unió, Ramon Espadaler ha dicho que la tercera vía de su partido y la propuesta federal del PSOE “se parecen como un huevo a una castaña”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información