Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Liceo arranca una temporada marcada por los abandonos

Roger Guasch es uno de los candidatos más firme para la dirección general

Primer ensayo de la orquesta del Liceo, el pasado miércoles, tras el ERE Ampliar foto
Primer ensayo de la orquesta del Liceo, el pasado miércoles, tras el ERE

El Liceo subirá el telón el próximo 30 de septiembre con los conciertos del bicentenario de Verdi de una forma inédita: sin director general —Joan Francesc Marco dejó el cargo en julio— , con el director artístico en funciones —Joan Matabosch se va al Teatro Real de Madrid— y con la marcha ya anunciada del director del Coro, José Basso, en la temporada próxima. Así las cosas y sumido en una profunda crisis, el Liceo inicia el lunes la temporada más austera de sus últimos años con el primero de los cuatro conciertos que ha programado hasta el 21 de octubre en homenaje a Giuseppe Verdi.

Con esta discreta propuesta, fruto de la reconversión de un montaje de Rigoletto que cayó del cartel por los recortes, el Liceo es uno de los pocos teatros del mundo que ha dejado pasar el bicentenario del nacimiento de Verdi sin programar ni una sola de sus óperas. “No hemos podido montar una ópera escenificada a causa del ERO temporal y los recortes, pero los conciertos, que mezclan piezas conocidas con rarezas y curiosidades del legado verdiano suponen musicalmente un digno homenaje”, afirmaba Joan Matabosch, director artístico del teatro.

Matabosch: “se han pasado

todas las líneas rojas

con los recortes”

Con un pie dentro y otro fuera del coliseo barcelonés, el director artístico advertía de la peligrosa situación que atraviesa el Liceo: “se han traspasado absolutamente todas las líneas rojas” en lo referente a los recortes y la bajada de las subvenciones públicas.

Y con la misma vehemencia que sostenía ese argumento remachaba otro: “Pero la casa no se hunde”. La programación de esta temporada está cerrada y también gran parte de la próxima por lo que no hay “excesiva prisa”, dijo Matabosch, para que el Liceo afronte la búsqueda de un director artístico que le sustituya. Añadió que, si se lo piden, colaborará con la persona elegida en todo lo que haga falta. En cuanto a los próximos meses, aseguró que en el Teatro Real le permitirán la “máxima flexibilidad” para que pueda desarrollar su tarea en el Liceo hasta final de temporada. También deslizó que no intentará llevarse a Madrid a su equipo de Barcelona de forma “masiva” pero no descartó que le acompañe alguno de sus colaboradores.

Hoy por hoy el Liceu tiene que resolver, primero, a quién pone al frente de la dirección general. La decisión se tomará el próximo 4 de octubre en la junta del patronato a propuesta del presidente, Joaquim Molins. Y el candidato de una terna los nombres finalmente seleccionados por la empresa Seeliger Conde que tiene muchas posibilidades es Roger Guasch (como ya adelantó este diario el pasado 12 de septiembre) porque es el que responde más al perfil: “un gestor financiero con experiencia en afrontar situaciones complejas”, según fuentes del Liceo. De hecho, Guasch es director de la mutua de L´Alianza que ha acometido una profunda transformación.

El consejero de Culura, Ferran Mascarell, no quiso precisar si Guasch es el elegido de facto: “Yo tengo en la cabeza cuál es la persona más idónea, pero quiero escuchar la opinión de los otros miembros del patronato para conocer su parecer”. Mascarell, que se ha entrevistado personalmente con algunos de los candidatos, apuntó que el perfil idóneo es el de una persona que “gestione y que afronte un presupuesto un poco más pequeño de lo que era hasta ahora, que añada a eso todo lo que sea posible de patrocinio y de gestión del teatro, es decir, las entradas”. Sea como fuere, Guasch, por ahora, no ha recibido ninguna comunicación clara del Liceo de que él sea el elegido.

Mascarell negó que el teatro esté al borde del abismo financiero y que su actividad corra riesgo. En su opinión no se han pasado “las líneas rojas” de las que hablaba Matabsoch: “es su opinión” y no se debe interpretar que el Liceo sea irrecuperable.

En cuanto a la temporada que ahora arranca después de finalizar un ERE, Matabosch quiso dar un mensaje positivo: “ya se ha vendido el 55% del aforo de toda la temporada, lo que no había ocurrido nunca hasta ahora”. Remarcó también que las ventas del Liceo se han incrementado un 5,17 %, cuando en el sector la bajada ronda el 25%.

En cuanto a los conciertos del Bicentenario de Verdi, el veterano barítono Leo Nucci, las sopranos Elena Mosuc y Désirée Rancatore, los tenores Josep Bros y Antonino Siragusa, y el bajo John Relyea encabezan el cartel de solistas que interpretaran fragmentos de toda la producción verdiana junto a la orquesta y el coro, que tendrá un gran protagonismo. “Los programas recorren toda la obra de Verdi y muestran la evolución del lenguaje verdiano a través de una magnífica selección que incluye fragmentos sorprendentes, en especial los de sus primeras obras” explica David Giménez uno de los directores de los conciertos. Destacaba, además, la “motivación e ilusión de los músicos, a pesar del ambiente de preocupación que se respira en el Liceo".

Los programas de los conciertos recogen fragmentos de todas las óperas de Verdi, desde la primera, Oberto, estrenada en 1839, a Falstaff, que en febrero de 1893, casi ocho años antes de su muerte — Verdi falleció el 27 de enero de 1901 en Milán— cerró su prodigiosa carrera en los escenarios. Arias, duos, escenas, concertantes y páginas alternativas se dan cita en una muy atractiva selección realizada por Jaume Tribó, maestro apuntador del teatro. No está el Brindis de La traviata, pero si el célebre Va pensiero, junto a auténticas rarezas, como un aria alternativa del personaje de Fenena, de Nabucco, jamás escuchada en el Liceo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Más información