El limbo judicial de Ángel Luna

El parlamentario socialista explica los detalles del caso Asegura que no le preocupa "lo más mínimo" desde el punto de vista judicial

Ángel Luna,esta mañana en las Cortes valencianas.
Ángel Luna,esta mañana en las Cortes valencianas.TANIA CASTRO

Ángel Luna se comprometió este jueves a “dar la cara” y se prestó a responder todas las preguntas de los periodistas sobre el caso por el que un juzgado de Murcia pretende solicitar su declaración como imputado. Algo que obligaría, debido a su condición de aforado, a llevar el asunto al Tribunal Supremo o abrir una pieza separada en el TSJ valenciano. “Estoy en un limbo”, comentó Luna, que se declaró “perplejo” porque, tras consultar el sumario en Murcia, ha comprobado que “la petición del fiscal de que declare como imputado está sin fundamentar”. El diputado cree que se pidió su imputación genéricamente.

El asunto se refiere a un proyecto urbanístico de 5,9 millones de metros cuadrados en Cartagena de la empresa Hansa Urbana, en la que Luna trabajó, después de dejar la política, como abogado entre 2002 y 2005. “Trabajé en muchos otros proyectos con equipos multidisciplinares”, indicó, para puntualizar que las únicas referencias a su persona en el sumario proceden de la declaración de una asesora del Gobierno murciano, María Antonieta Fernández, que dijo no recordar los nombres de quienes iban en nombre de Hansa Urbana a las reuniones sobre el proyecto salvo el de Ángel Luna, “que había sido alcalde de Alicante por el PSOE”. Posteriormente, ante el TSJ de Murcia, el consejero de aquella comunidad Antonio Cerdá aludió a él también en su declaración. “No hay nada más”, comentó Luna.

El diputado dijo que el caso, en el que hay imputados algunos cargos públicos murcianos por supuesta prevaricación, tráfico de influencias o delito contra la ordenación del territorio, se centra en la legalidad de una zona en la que había previsto un campo de golf. Preguntado por la posible motivación política del consejero y la asesora del Gobierno de Murcia, del PP, Luna fue tajante: “Lo que dijeron es verdad. No han mentido. Es verdad que asistí a reuniones. Es lo que hacemos los abogados”.

“No me preocupa lo más mínimo, desde el punto de vista procesal o judicial, lo que pueda salir de aquí”, añadió. “Mi preocupación es política, por las repercusiones que pueda tener”. Sobre la posibilidad de que llegue a dejar su cargo de vicepresidente de las Cortes Valencianas o su escaño, Luna respondió: “No es la primera vez que paso por situaciones de esta naturaleza”. Se refería a las denuncias del PP contra él, en plena batalla por el caso Gürtel, cuando se enfrentó como portavoz socialista a Francisco Camps, que fueron desestimadas. "No todos los imputados son iguales", insistió Luna, que se preguntó “¿de qué puede ser la pieza separada?” si llegara a abrirla el TSJ valenciano. “Es difícil imputar a un abogado por asesorar”, concluyó.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS