Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consell cerró el año pasado con más de 5.000 millones de impagados

El impacto de la compra de Valmor se traduce en 48 millones de deuda

El consejero de Hacienda, Juan Carlos Moragues, durante la presentación de la cuenta general de la Generalitat.
El consejero de Hacienda, Juan Carlos Moragues, durante la presentación de la cuenta general de la Generalitat.

La contabilidad de la Generalitat correspondiente a 2012, publicada este jueves, ofrece un sombrío panorama de las cuentas públicas. Los esfuerzos del consejero de Hacienda, Juan Carlos Moragues, por ordenar los números de la Administración valenciana han hecho aflorar nuevas deudas no contabilizadas hasta ahora y evidencian que, independientemente de los problemas de gestión, la Generalitat es difícilmente viable sin el pulmón financiero del Gobierno central.

A finales del año pasado, el Consell —uno de los primeros Gobiernos autonómicos que publica su contabilidad tras el cierre del ejercicio vencido— acumulaba más de 5.000 millones de euros de impagados. Y ello tras haber recibido créditos por importe de 10.835 millones de euros, destinados en su inmensa mayoría a pagar deudas a proveedores pendientes de ejercicios.

Las cifras de 2012 desvelan que hay 3.509 millones de euros de gasto sin consignación presupuestaria que se tendrán que pagar este año o en ejercicios venideros. De ellos, 2.010 millones proceden de la empresa pública Construcciones e Infraestructuras Educativas de la Generalitat (Ciegsa). Una cantidad enorme que la Consejería de Hacienda intenta minimizar con el argumento de que tan solo es una cuestión técnica y que los 2.010 millones de deuda desaparecerán cuando se haga la compensación entre lo que debe Ciegsa a la Generalitat y lo que debe la Generalitat a Ciegsa.

Ciegsa agrava la cifra de gasto hecho sin consignación presupuestaria

Sin embargo, esta cuestión técnica solo se ha aplicado a Ciegsa, una empresa pública que no ha podido ser disuelta por ahora, probablemente por la existencia de facturas pendientes de pago no contabilizadas. Además, Ciegsa ha sido una de las empresas más cuestionadas por la oposición, tanto por la gestión como por la opacidad de sus responsables.

A los 3.509 millones gastados sin consignación presupuestaria —reflejados en una denominada cuenta 409— hay que añadir cerca de 2.400 millones de pagos pendientes correspondientes a 2012 y otros 1.000 millones de deudas de ejercicios anteriores. En total los impagados por estos conceptos suman 6.941 millones de euros. Una cantidad a la que, según Hacienda, habría que descontarle los 2.010 millones de Ciegsa que se compensarán en el futuro.

Sin embargo, la Consejería de Hacienda puso el acento en que la cifra de impagados es 900 millones inferior a la de 2011.

Un total de 2.330 millones gastados se han renegociado a ejercicios futuros

Una visión que se oscurece si se tienen en cuenta otros 2.330 millones de euros de gastos realizados y renegociados que se pagarán en ejercicios futuros. En este apartado se incluyen, entre otros, 915 millones de gasto de Sanidad, 672 millones adeudados a las universidades y contratos de obra aplazados por valor de 385 millones.

La contabilidad de la Generalitat correspondiente a 2012 desvela también algunos datos significativos de las empresas públicas. Así, las cuentas de Circuito del Motor, SA, permiten deducir que la compra de la sociedad Valmor Sports, que organizaba la fórmula 1 y renunció ante las elevadas pérdidas generadas, tendrá una repercusión para el erario público de 48,3 millones de euros. Una cantidad procedente de la deuda de 14,6 millones que mantenía Valmor con Circuito del Motor más los 33,6 millones que debía a proveedores.

La diputada socialista Eva Martínez anunció varias iniciativas parlamentarias para exigir explicaciones al Consell sobre la gestión realizada al comprar por un euro las deudas millonarias de Valmor Sports.