Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La marcha de Griñán destapa el desbarajuste interno del PP de Zoido

La dirección nacional sigue sin tomar una decisión sobre el candidato

El presidente del PP andaluz, Juan Ignacio Zoido, durante una rueda de prensa este miércoles. Ampliar foto
El presidente del PP andaluz, Juan Ignacio Zoido, durante una rueda de prensa este miércoles.

El PP andaluz ni sabe ni contesta, y sigue sin mover ficha. La organización popular, con 50 diputados en el Parlamento, vencedora en las últimas elecciones autonómicas y con inmenso poder municipal —gobierna en las ocho capitales y seis diputaciones—, la preside Juan Ignacio Zoido, pero no la lidera. En una reunión del consejo de dirección, la elección del candidato del PP no se ha abordado, según la versión de Zoido.

En una rueda de prensa, este no ha sabido qué contestar a la avalancha de preguntas sobre quién será el referente electoral del PP tras la dimisión de José Antonio Griñán como presidente de la Junta y su sustitución por Susana Díaz. Zoido ha dicho en innumerables ocasiones, en público y en privado, que no quiere optar a la candidatura andaluza para dedicarse de lleno a la alcaldía de Sevilla.

Ambas circunstancias ponen de relieve el desbarajuste en el Partido Popular andaluz y que Zoido ha intentado zanjar este miércoles con la consabida frase de que no había nada que decir porque "no hay novedad". Ante la insistencia de los periodistas, Zoido primero ha dicho que que no tenían decidido su cartel electoral y ha acabado jugando al despiste al afirmar que si hay una convocatoria electoral anticipada el PP estaría preparado para cualquier escenario: "¿Quién le ha dicho a usted que no [hay candidato]? Otra cosa es que usted no lo sepa".

"¿Quién ha dicho que no hay candidato? Otra cosa es que no se sepa”

El popular no ha detallado si había habido avances en las conversaciones que está manteniendo con "las más altas instancias del partido", en alusión a Mariano Rajoy y María Dolores de Cospedal. Y es que el PP está sumido en el escándalo del caso Bárcenas, que investiga la supuesta financiación irregular de la formación y que salpica de lleno al propio Rajoy y a muchos dirigentes populares. En la agenda del PP, la renovación en Andalucía figura en un lugar muy secundario al de las revelaciones de su extesorero.

Pese a la ausencia de un cartel electoral, Zoido ha insistido en la tesis de que la futura presidenta de la Junta convoque elecciones "cuanto antes". En cuanto al debate de investidura, Zoido lo ha calificado de "farsa" y "fraude" ya que, según su razonamiento, se trata de un mero "traspaso de poderes". El popular fue a más e incluso ha tachado de "aberración" y de "indignidad" la elección de Susana Díaz.

Zoido se ha centrado en hablar sobre Griñán. Según él, deja "todo atado", y le ha acusado de llevar dos años "mintiendo al Parlamento" andaluz, por "decir una cosa y hacer la contraria". En su opinión, el ya presidente en funciones no ha sido sincero: "Se iba a presentar a la reelección, después dijo que no, luego que se le había entendido mal y que no se iba a presentar otra vez". Para Zoido, Griñán tampoco dijo la verdad cuando aseguró en el pasado debate de la comunidad —en el que anunció que no repetiría candidatura— que agotaría la legislatura. Ni cuando explicó los motivos por los que se marchaba, ya que primero afirmó que se trataba de razones personales y este martes ha reconocido que lo hace para preservar a la Junta de la erosión por el caso de los ERE.

Los populares califican como “aberración” la investidura de Díaz

Además, el presidente del PP andaluz ha cuestionado que Griñán haya apuntado que "el cambio generacional es necesario", pues considera que si así lo veía debería haber propiciado este hecho en las elecciones de 2011. Ha preguntado "por qué no se produce también ese cambio generacional en el partido" socialista, y ha aseverado que Griñán "se va pero no se va" —será designado senador por la comunidad para mantener su aforamiento por el Tribunal Supremo—. Según Zoido, Griñán está "acorralado" por la juez de los ERE, Mercedes Alaya.

"Un presidente digno y que no tenga miedo se quedaría para averiguar qué es lo que ha pasado con los fondos de los ERE", ha sostenido, aunque han sido muchas las ocasiones en las que le ha pedido su dimisión por este asunto.

Zoido ha destacado que con Griñán ya son dos los "presidentes andaluces que se han marchado por la puerta de atrás", en alusión a la salida de Manuel Chaves en 2009 tras ser nombrado vicepresidente del Gobierno de Zapatero.

Por otra parte, el secretario de Organización del PSOE, Juan Cornejo, ha recalcado que en el PP hay una "pelea interna para que se vaya Zoido", a quien ha tildado de "cínico e hipócrita" porque "avaló el cambio" en Madrid tras la marcha de Esperanza Aguirre.