Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP advierte de que con la “espantá” del presidente no acabará su responsabilidad

José Luis Sanz asegura que Griñán se va “acorralado por la acción de la justicia"

José Luis Sanz, este martes en Sevilla. Ampliar foto
José Luis Sanz, este martes en Sevilla.

“Si se hereda la Junta se hereda todo: la corrupción, el paro, el enchufismo y la incompetencia para salir de esta situación”, aseguró este martes el secretario general del PP andaluz, José Luis Sanz, tras la renuncia de José Antonio Griñán como presidente de la Junta. “Que no piense el PSOE que con la espantá de Griñán se acaba la responsabilidad política en el caso de los ERE fraudulentos”, apostilló. Para Sanz, el presidente se va “acorralado por la acción de la justicia, ahogado en el mayor caso de corrupción de la historia política de España”.

El presidente del PP andaluz y alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, quien secundó las opiniones de Sanz respecto a los ERE, añadió que Griñán “huye después de haber olvidado y maltratado a la capital andaluza”. Zoido adelantó que dará a Susana Díaz “una posibilidad de que pueda cambiar, aunque es heredera de las políticas de Chaves y Griñán”.

Para el secretario general del PCE y diputado de IU en el Congreso por Sevilla, José Luis Centella, el relevo en la presidencia de la Junta es “un buen momento para iniciar una nueva etapa”. “Es lo que IU ha venido planteando desde siempre”, añadió.

Por su parte, el diputado socialista por Cádiz, Francisco González Cabaña, afirmó que la incorporación de Susana Díaz a la presidencia abre una oportunidad histórica para erradicar las luchas de familias en el seno del PSOE andaluz. “Es el momento de conseguir que este partido sea un partido de todos y no un partido del grupo al que le toque dirigirlo en un momento dado”, dijo González Cabaña, quien le lanzó un mensaje a Díaz al asegurar que con Griñán “echó en falta” la presencia de consejeros gaditanos en el Gobierno. En opinión de Mario Jiménez, vicesecretario general del PSOE andaluz, se trata de un gesto de “generosidad” que favorecerá el cambio e “impulsará un proceso de transformación en Andalucía”.

Para el vicepresidente de la Junta, Diego Valderas (IU), la decisión de Griñán ha sido “valiente y ejemplar”, algo que debería imitar el presidente del Gobierno español por el caso Bárcenas.