Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nadal y Tura acusan a Navarro de no defender con firmeza la consulta

Nadal y Tura reprochan en sendos artículos al líder del PSC de actuar con intransigencia

Navarro replica en Twitter que su partido es el único que puede crear el futuro en base a un acuerdo

Pere Navarro, líder del PSC
Pere Navarro, líder del PSC

La proximidad de la Diada ha vuelto a recrudecer el conflicto del PSC, en crisis permanente desde que hace un año estalló el proceso soberanista. Los exconsejeros Joaquim Nadal y Montserrat Tura, pesos pesados de la corriente catalanista, atacaron ayer a la dirección socialista publicando sendos artículos en El Punt-Avui y en El Periódico, en el que arremeten contra Pere Navarro, primer secretario del PSC, por no aceptar las diferentes sensibilidades del partido y por no reivindicar sin ambigüedades la consulta soberanista. Navarro se limitó a responder con un mensaje en Twitter apelando a la unidad.

“El PSC tiene que estar unido porqué es la única esperanza de los que no tienen esperanza y es el único que puede construir un futuro basado en el acuerdo”, afirmó Navarro. No parece que esa escueta declaración vaya a calmar las aguas en el PSC. Los catalanistas acusan a la cúpula de falta de contundencia en defensa del referéndum y que no suscribiera el Pacto Nacional en defensa del derecho a decidir, firmado por todos los partidos salvo el PP y Ciutadans. Los dos exconsejeros reprochan a Navarro haber escatimado a ese órgano pluralidad tras excluirse del mismo. La ejecutiva decidió no adherirse a ese acuerdo transversal al opinar que estaba escorado hacia la independencia. Navarro defiende la consulta siempre y cuando la autorice el Estado lo que, para muchos de los catalanistas del PSC, es simplemente papel mojado.

Tura revela que en las últimas semanas quienes no piensan como Navarro han sido invitados a dejar el PSC

Bajo el título ¿Intolerancias?, Tura expone en un extenso artículo que le ha animado a escribir no la defensa del derecho a decidir sino “la tendencia a rebelarme contra la intransigencia, venga de donde venga”. La exconsejera muestra su desolación por el hecho de que el PSC no haya levantado la bandera de un pueblo que reclama su derecho a votar con independencia del sentido de su sufragio. Tras admitir que le cuesta reconocer al PSC, Tura revela que en las últimas semanas quienes no piensan como Navarro han sido invitados a abandonar el partido y recuerda que en la época de Raimon Obiols o de los gobiernos tripartitos los debates no descansaron precisamente sobre “alfombras de pétalos”. “¿Cómo puede hablar de diálogo aquél que insinúa la exclusión y desprecia la diáspora?”, señala en alusión a los cientos de militantes que han abandonado el partido.

La relación entre Nadal y Navarro está ya cerca de la ruptura desde que el primero aceptó presidir el Pacto Nacional por el Derecho a decidir en Girona. El líder del PSC le acusó el miércoles de dejarse seducir por los cantos de sirena de CiU. Y la reacción de Nadal ha sido fulminante. En su artículo, acusa al PSC de quedarse descolocado cuando tuvo que elegir un camino entre sus dos fidelidades tras la sentencia sobre el Estatuto del Tribunal Constitucional. “El problema es que cuando ha llegado la hora de la verdad y ha tenido que escoger, el PSC muchas veces se ha equivocado decantándose por una posición conservadora y cautelosa para no romper”. Y cuando lo ha hecho, remacha Nadal, “ha sido con un movimiento en falso que le ha provocado más desgaste que reconocimiento”.

Si el PSC se decantara hacia el derecho a decidir se erigiría en la garantía de la pluralidad y libertad del proceso", sostiene Nadal

Nadal reprocha al PSC no haber reaccionado ante la evidencia de que el eje político se ha desplazado a una mayoría social soberanista por “temor” a perder las bases electorales ligadas al socialismo español. Y lo tacha de error porque cree que es compatible mantener su fidelidad con sus electores y defender el derecho a decidir. “Se erigiría en la garantía de la pluralidad, transversalidad y libertad del proceso”, sostiene sin ocultar su pesimismo: “Me temo que las cosas no irán por ahí”. Y acaba reprochando al PSC su tibieza en atacar al PP por el déficit fiscal, la ley de gobiernos locales o la ley Wert y de haber denigrado los Tripartitos.

“No es de recibo que lo diga alguien que ha sido consejero, diputado y cabeza de cartel”, le recriminó Josep Fèlix Ballesteros, alcalde de Tarragona, que recordó que la postura del PSC es clara: una nueva relación con España sin déficit fiscal y la consulta pactada.

Más información