Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Diez mil personas disfrutan en A Coruña del concierto de Carlos Núñez y la OSG

Una hora antes del comienzo de la actuación no quedaba una sola silla libre de las 4500 instaladas

Carlos Núñez durante el concierto
Carlos Núñez durante el conciertoXURXO LOBATO

El concierto Carlos Núñez acompañado por la Orquesta Sinfónica de Galicia, dirigida por Víctor Pablo Pérez en la plaza de María Pita de A Coruña, había despertado una gran expectación. Una hora antes de su comienzo no quedaba una sola silla libre de las 4500 instaladas. Alrededor de diez mil personas, según la mayoría de los cálculos, ocuparon la mayor parte de su superficie durante el concierto.

El aspecto de la plaza se transformó en paralelo a las manifestaciones sonoras del público asistente. Estas pasaron de una cálida ovación de saludo inicial al delirio final; crecieron las palmas a ritmo de la música; se multiplicaron los vigorosos gritos de júbilo progrsivo con los que el público, más que premiar, vivía cada obra del programa; al final, un grupo de varias docenas de personas invadió la parte delantera del escenario en una colaboración espontánea con los artistas. Fue el fruto de la transformación de la materia musical en una peculiarísima energía, la que emana del arte y sentido del espectáculo del gran gaiteiro y excelente flautista, verdadero protagonista de la noche.

El programa estaba sabiamente construido. El toque inicial de saudade de Non te namores, meniña maceró los sentimientos, abonando el terreno para The Pilgrim’s Sunrise, una alborada que encendió la luz para la telúrica fuerza rítmica de Spanish Dragon y la morriña emigrante de En las montañas de Galicia, de un gallego-porteño Andrés Gaos. Tras esta primera pieza clásica, la Muiñeira de Sarasate, “A muiñeira máis difícil do mundo mundial”, según Núñez. Su versión para flauta dulce es todo un verdadero “tour de force” técnico y expresivo. Una gran transcripción en la que, entre legati o staccatti la flauta traduce a su idioma técnicas y recursos expresivos del violín como el ricochet o los pizzicatti de ambas manos, entre otros. La interpretación de Núñez, espectacular como la ovación que, literalmente, estalló a su final.

Tras una versión algo desvirtuada del Adagio del Concierto de Aranjuez, dedicada a las víctimas del accidente de Angrois, la tradición del Entrelazado de Allariz. Luego, la emoción de la música de Alejandro Amenábar para los títulos finales de su filme Mar adentro humedeció ojos y anudó gargantas, cerrando la primera parte. Sin solución de continuidad llegó la Galicia Overture de Paddy Moloney, con la colaboración en dúo -“desde A Coruña para o mundo”, como anunció Núñez- de su antiguo colaborador, el coruñés Enrique Iglesias, violinista de la OSG

El arreglo de An Dro de Xurxo Núñez, hermano de Carlos y gran percusionista, fue el principio de un largo final en el que Reels Medley de The Chieftains o Ruppert’s Mambo del propio Núñez y Pancho Álvarez hicieron crecer el entusiasmo de un público totalmente entregado. Núñez sabe mover a su audiencia, conduciéndola a través del programa con la maestría de su música y el saber hacer de su palabra.

Tras la última obra en programa, hizo un encendido elogio de la Sinfónica de Galicia y de “quien durante todos estos veinte años ha hecho posible este milagro, Víctor Pablo”, para quien pidió una ovación acorde con el momento. El empeño del solista y maestro de ceremonias hizo que, pese a su resistencia inicial, hablara el director, quien dio las gracias a sus músicos y al público, “esperando que sigamos viéndonos”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La Alborada de Pascual Veiga y la Muiñeira de Chantada, bises habituales de Núñez, terminaron de caldear el ambiente hasta el punto de ebullición y el público hirvió puesto en pie; sus palmas, gritos y cantos fueron el vapor liberado por tanta energía. El gaitero vigués la canalizó hacia el que, sin duda, será su próximo éxito: la música que ha compuesto para la Vuelta Ciclista a España, que comienza este sábado 24 en una batea de la Ría de Arousa y transcurre en sus cuatro primeras etapas por carreteras gallegas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS