Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FESTIVAL ROTOTOM SUNPLASH

Christian Felber y Sami Naïr, debates económicos a ritmo de reggae

"Falta pensamiento crítico" dice uno y el otro invita a "a romper con la trampa del miedo "

Christian Felber en un momento de su intervención en el Rototom.
Christian Felber en un momento de su intervención en el Rototom.

Benicàssim suena a reggae pero también a pensamiento alternativo, debate y reflexión. El Rototom Sunsplash quiere este año hablar de economía y dar alternativas a las actuales políticas europeas. Dos charlas, las del economista austríaco e ideólogo de la Economía del Bien Común (EBC), Christian Felber; y la del politólogo y sociólogo francés, Sami Naïr, centran la propuesta de los organizadores del foro social del festival para abordar las salidas al actual modelo económico.

Christian Felber no había llegado a los 40 cuando diseñó un nuevo mundo. Una nueva economía en la que las empresas no compitiesen por ganar dinero sino que cooperasen para producir respetando principios democráticos. Donde una empresa obtuviese incentivos fiscales por contribuir a la igualdad, no destruir empleo (o por crearlo en épocas de crisis), y donde quebraran aquellas que no optaran por esta vía porque los castigos impuestos serían tales que se verían abocadas a la desaparición. En este modelo, ricos y pobres estarían "encadenados entre sí" porque habría un salario máximo atado proporcionalmente al mínimo. Y los "casinos financieros" habrían desaparecido porque la obtención de dinero "no es el fin sino un medio" para lograr otras cosas.

"Todo lo que se puede pensar se puede hacer", ha dicho este profesor de economía en la Universidad de Viena para defender el modelo económico que ideó hace tres años. Hoy, explica, ya hay 1.300 empresas en 22 países que han comenzado a practicarla. El objetivo es revolucionario: que el pueblo soberano decida las reglas económicas. Una suerte de nueva Constitución nacida desde abajo e impuesta a las élites económicas y políticas. Para que el modelo se implante, más que chocar con estas élites "choca con el sistema democrático actual". Pero este debate "es fértil", asegura. "El mañana siempre es una utopía desde la perspectiva de hoy". De hecho, en Suiza, donde el pueblo puede proponer referéndums, se va a votar tras el verano una idea que bebe de la EBC: que un trabajador de una empresa no pueda ganar en un mes lo que otra de la misma empresa en un año. "Si aquí propones que hay que limitar las desigualdades salariales te llaman comunista, Suiza no es un país comunista y sus mecanismos democráticos deben contagiarse".

Felber desgranó su modelo este miércoles en una abarrotada charla. Los debates del foro social se abrieron el pasado domingo con la premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú, y acabarán este sábado con el catedrático de Ciencias Políticas, Sami Naïr. "Hay que desarrollar espacios comunes de debate y aquí, en el Rototom, lo habéis hecho muy bien", ha dicho este jueves el politólogo y sociólogo francés. Sami Naïr hablará de 'Los PIGS y las alternativas a la Unión Europea' el próximo sábado.

"El principal problema es que falta un pensamiento crítico para entender lo que está pasando, porque no es algo coyuntural", ha avanzado hoy en rueda de prensa. En ella ha sostenido que los PIGS (Portugal, Italia, Grecia y España) tienen que unirse en contra de las políticas de austeridad. "La desgracia es que las élites no quieren porque tienen intereses en esa política". Unos intereses que se centran en privatizar grandes sectores económicos como la educación, sanidad, pensiones, etc. Su mensaje de esperanza es que la resistencia social sea tan fuerte como para revertir la situación. En Francia, dice, sería posible "por su tradición política". "En otros, como España, será mucho más fácil para las políticas de austeridad".Según destaca, España es el eslabón débil de la cadena europea. "Si estalla, todo saltará".

Sami Naïr ha estado este jueves acompañado por Juan Carlos Monedero, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Complutense. Para él, el inicio del cambio es que los jóvenes "rompan con la trampa del miedo" y empiecen a romper las reglas del juego. "Los jóvenes van a cambiar la situación cuando el miedo cambie de bando, cuando un empresario no pueda proponer un empleo por 400 euros y sin contrato".