Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cofradías, ecologistas y partidos, contra la gasolinera flotante en Ferrol

El Puerto autoriza a dos firmas a abastecer en el mar a buques fondeados

Una gasolinera flotante surcando la ría de Ferrol para surtir de combustible en el mar a pequeñas embarcaciones y grandes buques en ruta por el corredor atlántico de Fisterra, por donde transitan unos 50.000 barcos cada año. Con esta estación de servicio móvil cargada de petróleo y potencialmente contaminante se van a encontrar a menudo los mariscadores de las cofradías de Ferrol, Barallobre (Fene) y Mugardos que extraen de la ría los bivalvos y crustáceos, sustento de medio millar de familias en unas aguas muy castigadas por la contaminación.

Con mucho sigilo, la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao autorizó el 13 de junio a Sertosa Norte SL, del grupo vasco Ibaizábal, a suministrar combustible a buques de todo tipo, de chalanas a metaneros, desde la gabarra Monte Arucas, con base en la rada ferrolana. Esta práctica, que se conoce como bunkering, entraña un riesgo ambiental por la posibilidad de derrames y vertidos oleosos que se solidifican en el fondo o multiplican su volumen en el mar. Muchos puertos lo permiten con las naves amarradas al muelle y las barreras anticontaminación desplegadas, pero en Ferrol seha abierto la mano para consentir que los buques reposten fondeados, un sistema habitual en la bahía de Algeciras (Cádiz), auspiciada desde Gibraltar, y contra la que han batallado sin cesar los activistas de Greenpeace por los peligros de contaminación por hidrocarburos.

Solo favorece
a petroleras y navieras

El alcalde de Ares

Cepsa, que surte a Monte Arucas, anunció en su web que a primeros de agosto comenzaría a operar desde las radas de A Coruña y Ferrol, "donde los suministros de combustibles marinos han sido reclamados durante mucho tiempo", subraya la petrolera. Los planes del puerto cogieron por sorpresa a la cofradía de Ferrol, que se revuelve contra el repostaje a flote con el respaldo de PSdeG e IU, contrarios a esta práctica. En la bocana de la ría, donde se realizaría el bunkering a flote, están colocadas las bateas experimentales que la Consellería do Mar instaló en 2012 para depurar en aguas limpias las almejas y berberechos que salían cargados de materia fecal de los tramos medios de la ría. La primera prueba a flote estaba planificada inicialmente para hoy pero se pospuso, explica Julio Iglesias, alcalde de Ares. El regidor socialista se personó en el puerto para ver el expediente que plantea recalificar su ría, fondeadero habitual de gaseros y mercantes, como zona 2 de servicios portuarios sin aclarar con qué fin. "Esto solo beneficia a las petroleras, que venden, y a las navieras, que se ahorran las tasas de amarre, pero nos perjudica a todos", afirma tajante.

El puerto de Ferrol, un ente público que dirige desde abril José Manuel Vilariño, exportavoz local del PP, no ha respondido a los requerimientos de este diario para aclarar las condiciones de la autorización. Se limita a publicitar las ventajas de contar con "un buque anticontaminación puntero" en la ría, presumiblemente la misma gabarra desde el que se realiza el suministro, e insiste en los "beneficios" que tendrá sobre la economía comarcal en empleos y reparaciones navales que no precisa. El alcalde de Ares asegura que en el mismo expediente, que consultó el pasado jueves, figura una segunda autorización para una firma británica, Marine Fuels Limited, y que se tramita una tercera para Aegean Limited. La diputada socialista Beatriz Sestayo denunció que ninguno de los permisos cuenta con informes ambientales y que el puerto ignoró los requerimientos de la Xunta, que exigía dos, para darle a la ría de Ares la consideración de zona auxiliar.